Invertir en las personas


tuitpersonas

 

Hace hoy dos años, cinco meses y 7 días que Elías Bendodo tomó posesión como Presidente de la Diputación de Málaga. Encontró una Diputación arruinada, deudora y sin apenas fuerza económica para apoyar a los municipios menores de la provincia que es el sentido que tiene la institución provincial. Hoy dos años y cinco meses después, Elías Bendodo ha anunciado un Plan de Apoyo a la Familia, dotado de cantidades económicas para hacer posible que los que más lo necesitan, puedan vivir mejor. En tan sólo dos años y medio ha conseguido con su equipo sanear las cuentas de la institución, pagar todo lo que se debía a proveedores, poner en marcha planes de reactivación económica en la provincia a través de inversiones productivas y hoy, anuncia un Plan de Apoyo a las personas. En twitter ha resumido muy bien lo que va a hacer posible : el apoyo a las personas es una inversión y no un gasto. He estado 13 años al frente de las políticas sociales de la ciudad de Málaga y comparto absolutamente esa afirmación que hoy pone en práctica de manera clara y directa Elías. Por eso, y teniendo presente que la situación que ahora vivimos hace que tengamos que ajustar los presupuestos en todas las instituciones públicas, soy partidaria de ajustar/recortar en otros muchos aspectos de la gestión y nunca en los servicios básicos que afectan de manera directa a las personas . Sé que el partido al que pertenezco en el gobierno en muchas instituciones está recortando en aspectos básicos, y estoy en contra de estos recortes cuando suponen un recorte en lo asistencial.  Y también sé que se puede gobernar sin tener que recortar en lo esencial. Por eso quiero poner hoy en valor lo que está haciendo Elías Bendodo en la Diputación que ha sido capaz en un tiempo récord de sanear las cuentas, poner en marcha un plan de bonificaciones para que las familias paguen menos Impuesto de Bienes Inmuebles , llevar a cabo inversiones productivas  y destinar al mismo tiempo 29, 5 millones en 2014 directamente a apoyar  a las personas. Sé que no ha sido ni es fácil, pero la realidad nos dice que es posible hacerlo cuando se gestiona con responsabilidad, con eficacia y con austeridad .

Es necesario invertir en las personas, y mucho mas en estos tiempos de crisis que es cuando mas lo necesitan. Son ayudas por nacimiento en pueblos pequeños, al transporte escolar, a la formación y el empleo y apoyo a discapacitados y madres adolescentes. En definitiva la mejor de las inversiones que un responsable público puede hacer , invertir en las personas.

Here comes the sun


Dentro de unas horas se cumple un año de la muerte de mi padre. Es verdad que cuando hay alguien al que quieres mucho que ya no está, el tiempo pasa un poco más despacio. Lo he comprobado este año. Se fue en la madrugada del 9 al 10 de Diciembre en una de las habitaciones de la Unidad de Cuidados Paliativos del Hospital Civil. Se fue pero, como era tan especial para todo, se marchó resistiéndose a irse. Con 62 años , cuando estás empezando a disfrutar de tus nietos, cuando recuperas poco a poco aquello que habías estado deseando durante años… , es muy difícil asumir que te vas a morir. Como me dijo en el hospital , estaba recibiendo en esos días un cariño tan grande por parte nuestra,  y de sus hermanos y sobrinos, que no quería marcharse. En este año me he dado cuenta de que las personas te marcan más cuando dejan de estar. Y he comprobado que los valores que esas personas te transmiten, adquieren mucha más intensidad cuando la persona que te los transmitió ya no está. Y lo cierto es, que no ha habido un sólo día de estos 365 que no haya tenido al menos una o dos ráfagas al día  de recuerdos de mi padre. Mi hijo me ha ayudado también porque cada vez que nos ha pasado algo bueno, se ha encargado de decirme que el abuelo nos está mandando energía desde el cielo. Con mi padre mantuve una relación muy especial en el más amplio sentido de la palabra. Pero me enseñó , como mi madre, a luchar para conseguir aquello que quieres. Me enseñó que la vida se vive una sola vez, por eso él la vivió con intensidad hasta que un cáncer le atrapó.

También he comprobado este año  que cuando se va de tu lado una persona, en este caso para siempre, sólo recuerdas los momentos buenos. Se fue demasiado pronto y merecía haber vivido más años para disfrutar de nosotras y de sus nietos . Dentro de poco tendría ya 5 nietos, todos hombres, y estoy segura de que hubiese disfrutado muchísimo viéndolos a todos juntos. Su marcha , aunque nos deja mucho dolor, nos ha traído también más unión entre las primas y mi tía , y eso a mí me da muchas satisfacciones cada día porque estoy descubriendo que tengo una familia llena de personas con unos valores que me gustan mucho.   Termino este post con música, una de las pasiones de mi padre y con la primera canción que recuerdo que él cantaba con la misma guitarra acústica que James Taylor, interpreta esta preciosa canción de George Harrison con The Beatles, otra de sus grandes pasiones.   Jamás podré olvidarlo y, donde quiera que esté, quiero que sepa que cada día que pasa lo quiero más .

 

I want to hold your hand


Hoy escribo desde el hospital. Llevamos aquí casi tres días. La verdad es que cuando entras aquí , parece como si el mundo se paralizara. Estos días estoy recibiendo verdaderas lecciones magistrales de personas que luchan por sus vidas con todas sus fuerzas, en la tercera planta del pabellón B de Carlos Haya.  Entre ellos mi padre. Cuando estas aquí tan solo un rato, lo relatuvizas todo tanto que te das cuenta rápidamente de que nos complicamos la vida por verdaderas tonterías. Ahora que  él no puede casi disfrutar de su verdadera pasión, que es la música, le dejo aquí esta canción, una de sus preferidas. Esta canción es una de las primeras que recuerdo y la tarareaba apenas con dos años gracias a mi padre y a su pasión por The Beatles. De él he heredado mi pasión por ellos . Esta hoy es para él. Y espero que pueda volver a casa y leer este post para que disfrute de la canción. Buen fin de semana.

 

 

 

 

 

 

Carta de Juan Antonio Rogel a su hija


A los pocos minutos de publicar el post sobre el Alzheimer, he recibido este comentario. Me ha parecido tan bonito que he decidido dejarlo aqui:

Carta a mi hija, por si un día, en cualquier recodo del camino, me sorprende el Alzheimer.

La enfermedad del tiempo no es vivir sin tus ojos, sin tu olor, sin tus sonrisas, ni acariciar tinieblas en un mundo sin ti. La enfermedad del tiempo es el olvido, seguramente el tiempo que poco a poco irá despeinando mi memoria.

Seguro que te seguiré esperando recostado, fuertemente agarrado al esbozo de las tibias sábanas. En mis ojos sin duda, refulgirá un vítreo reflejo de otros tiempos, y en mis labios se insinuará una amable sonrisa. Y mis vacilantes palabras te dejarán entreoír algo ininteligible.

De tu boca, en ese momento mágica para mí, surgirán palabras llenas de fantasía y de ilusión, palabras de un cuento que yo no podré entender.

Poco a poco iré dejando de escribir, de poder hacerlo todo, y mis recuerdos me transportarán hasta un mundo lejano e irreal, a un espacio artificial en el que sólo podremos jugar a intercambiar los papeles; entonces tú serás la madre y yo tu hijo.