Gracias eternas, gracias por tanto cariño


Escribo desde la habitación 324 del Pabellón B de Carlos Haya. Hoy nos marchamos. Llevamos aquí con mi padre 27 días y aunque mis hermanas y yo hemos decidido enviar una carta de agradecimiento a los medios de comunicación , quiero dejar aquí un testimonio de profundo agradecimiento por las atenciones y el inmenso cariño que le han dado a mi padre y a nosotras todos y cada uno de los profesionales que forman el equipo de la planta tercera de Oncología de Carlos Haya. Hemos estado en otras plantas esos años en las diferentes intervenciones que le han tenido que hacer a mi padre, pero sinceramente , la humanidad y el cariño que regalan todos aquí es incalculable y no sé como agradecerles todas esas sonrisas, esos apretones de mano, esas palabras que te calman cuando la desesperación te empieza a llegar y…tantos otros gestos en momentos muy difíciles y muy duros. Es ley de vida que tu padre y tu madre se tengan que marchar, pero cuando te toca…que difícil es de asumir y de aceptar. Por eso, y porque en estos pasillos siempre hay alguien con los ojos hinchados de llorar y siempre hay alguien del equipo que se acerca , te calma y hasta te da un abrazo sin apenas conocerte , pero sobre todo por el cariño y el amor que le han dado a mi padre aquí quiero dar las gracias con todas mis fuerzas. Aquí cumplió mi padre 61 años el día 20 de Octubre y nunca podré olvidar como ese día , todas las personas del equipo que entraban en la habitación, le arrancaban una sonrisa a mi padre. Quiero agradecer también todo lo que su oncóloga , Inmaculada Alés, está habiendo por el . Hoy me han impresionado sus ojos llenos de lagrimas mientras hablaba conmigo fuera en el pasillo. Esa humanidad me ha impresionado para bien muchísimo. Y también agradecer a Juanma y José Luis, dos personas excepcionales también, que han estado viniendo cada dos días como voluntarios de la Asociación Española contra el Cáncer y que también han sido capaces de arrancar sonrisas a mi padre . Y no que quiero olvidar de Juan Antonio Torres. Lo he conocido en Twitter y es el jefe de la junta de personal del hospital. Juan ha estado también junto a mi padre y junto a mi todos estos días , muy pendiente de todo y dándole a mi padre dosis de cariño y de energía . A todos los enfermeros y enfermeras, auxiliares , celadores de esta planta que no nombro uno por uno para no olvidar a nadie. Ahora nos marchamos a la Unidad de Cuidados Paliativos del Hospital Civil y si el equipo tiene solo la mitad de humanidad que el de esta planta, será una nueva experiencia vital que no podré olvidar y que nunca tendré manera de agradecer. Gracias eternas, gracias por tanta humanidad.

20111109-172647.jpg