Salud para el 2013


20121230-225340.jpg

Here comes the sun


Dentro de unas horas se cumple un año de la muerte de mi padre. Es verdad que cuando hay alguien al que quieres mucho que ya no está, el tiempo pasa un poco más despacio. Lo he comprobado este año. Se fue en la madrugada del 9 al 10 de Diciembre en una de las habitaciones de la Unidad de Cuidados Paliativos del Hospital Civil. Se fue pero, como era tan especial para todo, se marchó resistiéndose a irse. Con 62 años , cuando estás empezando a disfrutar de tus nietos, cuando recuperas poco a poco aquello que habías estado deseando durante años… , es muy difícil asumir que te vas a morir. Como me dijo en el hospital , estaba recibiendo en esos días un cariño tan grande por parte nuestra,  y de sus hermanos y sobrinos, que no quería marcharse. En este año me he dado cuenta de que las personas te marcan más cuando dejan de estar. Y he comprobado que los valores que esas personas te transmiten, adquieren mucha más intensidad cuando la persona que te los transmitió ya no está. Y lo cierto es, que no ha habido un sólo día de estos 365 que no haya tenido al menos una o dos ráfagas al día  de recuerdos de mi padre. Mi hijo me ha ayudado también porque cada vez que nos ha pasado algo bueno, se ha encargado de decirme que el abuelo nos está mandando energía desde el cielo. Con mi padre mantuve una relación muy especial en el más amplio sentido de la palabra. Pero me enseñó , como mi madre, a luchar para conseguir aquello que quieres. Me enseñó que la vida se vive una sola vez, por eso él la vivió con intensidad hasta que un cáncer le atrapó.

También he comprobado este año  que cuando se va de tu lado una persona, en este caso para siempre, sólo recuerdas los momentos buenos. Se fue demasiado pronto y merecía haber vivido más años para disfrutar de nosotras y de sus nietos . Dentro de poco tendría ya 5 nietos, todos hombres, y estoy segura de que hubiese disfrutado muchísimo viéndolos a todos juntos. Su marcha , aunque nos deja mucho dolor, nos ha traído también más unión entre las primas y mi tía , y eso a mí me da muchas satisfacciones cada día porque estoy descubriendo que tengo una familia llena de personas con unos valores que me gustan mucho.   Termino este post con música, una de las pasiones de mi padre y con la primera canción que recuerdo que él cantaba con la misma guitarra acústica que James Taylor, interpreta esta preciosa canción de George Harrison con The Beatles, otra de sus grandes pasiones.   Jamás podré olvidarlo y, donde quiera que esté, quiero que sepa que cada día que pasa lo quiero más .

 

Hay motivos para la ilusión y la esperanza


Texto del discurso de Paco de la Torre, Alcalde de Málaga, en el Debate del Estado de la Ciudad celebrado en el día de hoy.