A los que nos faltan


Ayer se fue el viejo lobo de mar. Se marchó después de estar una semana luchando entre la vida y la muerte. Jose Ramón ha dejado aquí el mejor legado, el mejor de todos: a mi amigo del alma. Hoy, mientras asistía al funeral, he recordado todos los momentos que he compartido con Jose Ramón, especialmente desde que nació mi hijo. Muchos momentos que hoy, empañados por la inevitable tristeza, son capaces de arrancarme una sonrisa. El sábado, horas antes de que Jose Ramón se marchase, mi padre hubiese cumplido 62 años. Y mi amigo del alma , que tanto me ha ayudado y me ayuda cada día, tenía palabras para mi de consuelo y de esperanza. Hoy su padre ya no está . Y quiero dejar aquí para él, que tan buen hijo es y para el mejor de los amigos, esta canción que pude escuchar muchas veces cantar a mi padre. Te quiero Boxó.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s