Autocrítica, humildad y autoexigencia


Imagen

La autocrítica nunca viene mal. Es raro que se haga y mucho más raro que se haga en el ámbito en el que me desenvuelvo desde hace mas de 20 años. Vivimos unos momentos difíciles pero ello nos debe llevar a pensar y a reflexionar sobre todo aquello que no hacemos bien. Mi responsabilidad en la ciudad , a pie de calle en un distrito como Ciudad Jardín, mi actividad en el partido popular desde que tenía 17 años y mi presencia activa en las redes sociales desde hace 3 años, me hace reflexionar a diario sobre las decisiones que tomamos, sobre la imagen que en este momento tienen las personas de la política y de los políticos y sobre la realidad en plena y constante transformación.

Es verdad que los casos de corrupción que se han dado en el seno de las instituciones públicas unido a la falta de transparencia y/o explicaciones de las decisiones que se toman en cada momento y algunos casos de despilfarro y mala gestión ,  hacen que en este momento haya una distancia enorme entre las personas y los que nos dedicamos a gestionar lo que es de todos y tenemos responsabilidades en los partidos. El ejercicio de la política está muy mal visto en este momento en nuestro país por estos motivos y algunos más. Y los que hemos decidido libre y voluntariamente dedicarnos a mejorar y a aportar desde un partido político no debemos estar ajenos a esta realidad. También es cierto que en este caso el comportamiento de  varios empaña la imagen y el prestigio de todos, faltando pues, en mi modesta opinión, más mecanismos internos en los partidos para sancionar a los que se saltan la ética , básica e imprescindible cuando te dedicas a gestionar lo que es de todos.

A nadie se le escapa de que los partidos los componemos personas y la gran mayoría de las personas que decidimos aportar desde la militancia y participación activa en un partido político lo hacemos por y para mejorar la sociedad en la que vivimos. Pos eso, ahora más que nunca, son muy importante las “actitudes”. Mirar a las personas por encima del hombro creyéndote que por tener una responsabilidad determinada por un tiempo determinado eres más que nadie , recordarle a las personas con las que estás cual es tu “cargo”, usar medios públicos, que pagamos todos, para visualizar  que tienes una responsabilidad, no querer escuchar ni hacer el esfuerzo en entender  lo que te están diciendo las personas para las que trabajas, creo que son actitudes que hacen que esa distancia que hay entre las personas y los políticos, sea aún mayor. El respeto y la credibilidad  entre las personas se gana , en mi opinión, siendo humilde, transparente, sincero y trabajando cada día. Eso no sólo en la política, sino en la vida. Es imprescindible que hagamos una reflexión interna en el seno de los partidos sobre todo esto y sobre cómo y qué hay que hacer para que recuperemos esa credibilidad perdida.

Y además, y como he dicho al principio, siendo crítico y autocrítico y no separando nunca los pies del suelo, porque también he visto en todos estos años que llevo en política a personas muy válidas, formadas e inteligentes que han separado los pies del suelo y se han separado de la realidad que aspiraban a transformar y mejorar. No es malo ser autocrítico y autoexigente . No es malo reconocer errores cuando se cometen y rectificar . Todos somos humanos y nos equivocamos. La grandeza de una persona yo la mido por la humildad, la humanidad  y por la capacidad de reconocer errores y saber rectificar a tiempo. No es usual que esto suceda en política, pero yo al menos procuro rodearme de compañeros y compañeras que son humildes, humanos  y muy exigentes con ellos mismos. De ellos aprendo mucho cada día, y por algunos de ellos creo en la política como esa noble actividad desde la que puede transformarse la sociedad para mejorarla.

Anuncios

2 comentarios sobre “Autocrítica, humildad y autoexigencia

  1. Hay que hacer autocrítica de la desastrosa campaña electoral de las elecciones andaluzas. Hay que analizar porqué casi el 20 % de nuestros votantes potenciales se quedaron sin acudir a votar, privando al Partido Popular de la oportunidad histórica de gobernar en Sevilla. El director de campaña tiene que explicar porqué no acudió Javier Arenas a Intereconomía, que no deja de ser un refugio mediático de los votantes del Partido Popular. El director de campaña tiene también que explicar el perfil bajo de la campaña electoral, y tanto él como Javier Arenas, tienen que asumir las responsabilidades políticas pertinentes. Los militantes no estamos nada contentos. Nuestra victoria ha sido pírrica, y quien pierde es Andalucía con esta coalición socialcomunista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s