Sahara


“Sahara se balancea sentada en el colchón de plástico verde. Se le entrecierran los ojos. Uno no sabe si la niña quiere dejarse caer o mantenerse sentada. Tiene tres años pero aparenta mucho menos. Viste una pequeña camiseta rosa que queda enorme en su cuerpo diminuto. Su padre, Mohamed Hassan, la mira con una mezcla de miedo, cariño y esperanza. Finalmente, la coge con delicadeza y la tumba en la cama”. Sahara, de dos años de edad, sentada junto a su padre en el hospital de Médicos Sin Fronteras en Dagahaley, uno de los tres campos de refugiados en Dadaab, Kenia, el 22 de julio de 2011 (Phil Moore)

Hambruna

Anuncios

2 comentarios sobre “Sahara

  1. eso si que es una labor callada impagable y con dediacion que lastima de partidas de dinero hacia otras cosas banales fuera de nuestro pais y sin que nos afecte a nosotros y esas ong a las que de verdad les hace falta financiacion no tengan nuestro apoyo chapo por medicos sin fronteras un abrazo

  2. Es tremendo. Pero creo que hay mucho de inevitable en todo esto. Kenia, en este caso, estuvo cerca de 70 años en manos de los ingleses, quedando en suspenso muchas guerras tribales (especialmente entre los Iou y los Kikuyu) que se reanudaron con su independencia en 1963. Es una barbaridad lo que allí ocurre, si bien es cierto que en mi opinión, son en muchas ocasiones pasos necesarios para el desarrollo de un país. Tengo muchas dudas sobre nuestro intervencionismo en estos países.Nuestra tutela es interesada y creo que a veces frena el progreso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s