Mediterráneo


Julián Sesmero recoge el reconocimiento en el Rengue en la Feria de Agosto de 2010

Hoy es un día triste para mí. Se marcharon dos personas con las que tenía una relación especial. Ayer nos dejaron Julián Sesmero y Guillermo Sánchez. Con Julián, siempre he mantenido una relación muy especial gracias a Fela, su mujer, y nuestros encuentros en relación a los encajes de bolillos, de los que Fela es una apasionada, me han hecho estar muy cerca de Julián, que acompañaba a su inseparable Fela a todos los encuentros que manteníamos. Julián, además de académico de San Telmo y autor de 24 libros, ha pasado por muchos medios de comunicación, aunque su paso por Diario SUR es el que más recuerdo, por su vinculación de más de 30 años a este diario. Julián ha dedicado parte de su vida a mantener vivas y a recuperar nuestras tradiciones y en sus libros he podido conocer parte de nuestra historia que desconocía. El 19 de Agosto de 2010 en el Rengue, es espacio para nuestros mayores en la feria de Málaga,  y junto a la   Asociación de la Prensa de Málaga, de la que fue presidente Julián, le hicimos un homenaje como periodista veterano y pudimos disfrutar de Julián mucho esa noche. Y el pasado mes de marzo, cuando estuve con él la última vez en un almuerzo, me decía que se sentía más joven y con más ganas de vivir que nunca.  Por eso, y porque aunque sé que es ley de vida, tengo un nudo en el estómago desde que ayer sobre las 10 de la noche me enteré de que Julián nos había dejado.

Y hace apenas media hora me dan la noticia de que Guillermo Sánchez también nos dejaba esta madrugada. Con Guillermo, compañero del Jardín Botánico la Concepción, he compartido muchas horas en el Jardín, entre boda y boda. Soñador, optimista y bondadoso, Guillermo tenía algo especial que me atraía como un imán. En esas horas de charla compartidas en la Concepción intercambiábamos vivencias, experiencias y, poco a poco, se fue fraguando una relación de amistad que hacía que cuando nos veíamos, nos sintiésemos bien contándonos nuestras cosas. Guillermo, que se encargaba de preparar las bodas en La Concepción, vivía cada una de ellas como si fuese la suya. Disfrutaba con la alegría de los novios y se encarga, a veces, hasta de sugerir la mejor música para las ceremonias. Buen padre y enamorado de sus dos hijas, recuerdo que la última vez que lo vi, andaba preocupado porque una de ellas había decidido irse a vivir a Londres.

Sé que es ley de vida, pero cuando se van personas que marcan tu vida, duele y mucho. Por eso hoy la canción del viernes, se la dedico a estos dos hombres, que de una u otra manera han estado cerca de mí estos últimos años. Hoy me queda el buen recuerdo de lo vivido junto a ellos. Sé que esta canción sirve para homenajear a los dos . Que descansen en paz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s