Activistas de su propia felicidad


 

 

Hoy es el Día de las Personas Mayores y por eso este post de hoy es para ellos. Llevo más de 12 años trabajando para intentar que las personas mayores en la ciudad de Málaga tengan la mejor calidad de vida posible. Y de todos las personas con las que trabajo, son las personas mayores las que más se entregan, las que más disfrutan, las que más sufren y las que más se implican en la consecución de su propia felicidad y de la del resto de personas mayores.

En Málaga más de 35.000 personas mayores participan en los programas de que ellos mismos deciden y diseñan. En el Ayuntamiento de Málaga hemos conseguido que, con un proceso muy abierto y participativo en el que cada distrito municipal elige a sus representantes, un Consejo de Personas Mayores sea el que, en coordinación con el equipo de mayores del área de Bienestar Social del Ayuntamiento, decidan en qué y como distribuimos los recursos municipales para el envejecimiento activo. Empezaron proponiendo talleres de manualidades y ya tienen sus propios grupos de teatro. Empezaron haciendo gimnasia de mantenimiento y ya practican yoga y taichi. Empezaron con talleres de alfabetización y ya hemos editado 5 libros ” Con Letras Mayúsculas”. Empezaron pintando en tela, y ahora miles de ellos se han comprado un ordenador portátil para navegar por la red tras los cursos de informática en los que han participado más de 10.000 personas mayores.

Las ganas de vivir, la fuerza con que hacen las propuestas, y la ilusión con que año tras año proponen nuevas aventuras para estar cada vez más activos, es algo que me persuade y me atrae como si tuvieran un imán, y hace que sea literalmente imposible parar esa marea dorada que impregna cada rincón de cada barrio de la ciudad.

Y quiero hoy desde aquí, dar las gracias a todos y a todas las que hacen posible todo este dinamismo. Porque esto también es hacer ciudad. Porque el progreso de una ciudad se mide, fundamentalmente, por el grado de implicación de todos y todas, y por la calidad de vida y el nivel de felicidad de todos, pero especialmente de los que ahora se lo meren todo. Sus vidas no han sido fáciles. Y, solo por eso, ahora han decidido imponerse la felicidad por encima de todo. Son activistas de sus propia felicidad. Hoy van  para ellos y ellas estas palabras. No sólo hacen posible que vivamos un poco mejor cada día, sino que también me impregnan de ilusión y de fuerza , que mezclada con la serenidad y la paz de esas miles de miradas, me dan lecciones de vida cada día.

Un comentario sobre “Activistas de su propia felicidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s