Sáhara en el corazón


Acabo de estar con un grupo de niñas y niñas del Sahara Occidental. Como cada verano, desde hace  algunos años y gracias a la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui en Málaga, y sobre todo, gracias a las familias acogedoras, he disfrutado unos instantes de sus miradas, de sus abrazos y de sus gestos tan especiales. Algunos llevan viniendo varios veranos, y por eso, cada verano puedo comprobar como han ido creciendo en un lugar en el que, aunque parezca mentira, no pueden vivir en libertad.

Ya he escrito aquí lo que opino de todo esto, de la barbaridad que supone que casi 200.000 personas tuvieran que abandonar su territorio natural, donde nacieron y crecieron, y marcharse a ¿vivir?  al desierto argelino. No sé como aún todos esos organismos internacionales, que tratan de velar por el cumplimiento de los Derechos Humanos, siguen sin resolver nada de nada, ni tampoco entiendo cómo el Gobierno español no toma cartas en un asunto provocado por nosotros.

Lo que sí sé, es que quedan muchas personas con el corazón tan grande como para hacer posible que casi dos centenares de niños y niñas dejen de inhalar arena del desierto, para venir estos meses a Málaga, y disfrutar del mar, y, sobre todo, puedan hacerse esas revisionesmédicas e intervenciones quirúrgicas que allí son impensables. Gracias de nuevo a esas familias malagueñas porque yo creo que no son capaces de valorar hasta que punto están haciendo posible la felicidad y el bienestar de los mejores embajadores del Sahara en Málaga.

Aquellos veranos


 

Comienza hoy la última semana de Julio. En estos días, siempre me vienen a mi memoria los recuerdos de los 37 veranos vividos. Bueno de ellos, sólo empiezo a tener recuerdos a partir de los 5 años, por tanto son 32 veranos en mi memoria. Digo 37 porque de éste aún no tengo recuerdos. Sólo tengo, de momento, instantes vividos que se transformaran en recuerdos a medida que pasen los meses. Los primeros veranos de mi vida, antes de la separación de mis padres, los pasé en Benajarafe. Allí mi abuela paterna alquilaba durante todo el año una casita muy peculiar, de las pocas que quedaban en el pueblo, con las paredes encaladas y una antigua pila con piedra para lavar la ropa. Al lado, a casa de mi tía Mari Pepa, bueno tía de mi padre, es decir, hermana de mi abuela. De esos veranos tengo recuerdos, muchos recuerdos, la gran mayoría de ellos bastante agradables. Salíamos durante dos meses de Miraflores de los Ángeles, para estar en aquella casa, cerca del mar. En la playa poníamos todos los años un chambao entre todos. Allí pasé horas jugando con las conchas que recogía cada día en aquella playa inmensa en la que tantas horas de mi vida pasé. La panadería, el señor que venía a la puerta de la casa con dos cubos y una balanza a vendernos el pescado, aquellos días en los que nos despertábamos a las 6 para ir al amanecer a ver sacar el copo, las uvas moscatel de Manuel que las vendía en su casa e íbamos a comprarla con los platos en la mano, todo eso lo veo como si hubiese pasado ayer. Y los pollitos de colores que mi madre nos compró en Puerta Nueva que nos llevamos uno de los veranos a Benajarafe. alimentábamos tan bien a los pollitos, que se convirtieron en gallinas. Llegaba el final del verano y las gallinas no podían volver al piso de Miraflores. Vaya drama con los pollitos.

Más tarde aparecen mis primeros amigos y amigas del verano. Y tengo grabado en mi mente cómo nos dolía separarnos cuando Agosto se terminada. Hoy parece increíble, pero en aquellos años, sin móvil y sin internet, nos escribíamos cartas durante los meses que no nos veíamos. Y todos viviamos en la misma ciudad. Aún tengo guardadas las primeras cartas con esas amigas. Cuanta inocencia y cuanta sinceridad encierran esas cartas. Así verano tras verano, aparecen los primeros amores, las primeras sensaciones nuevas cuando las miradas se transformaban en besos en la playa al atarceder.

Y mi primer “novio”, también fue en verano y en Benajarafe. Se llamaba Ángel, y aún recuerdo como le sudaban y le temblaban la mano cuando agarró la mía por primera vez mientras paseábamos por la playa.Recuerdo que al despedirnos, lloramos los dos. Vivíamos los dos en la misma ciudad, pero al irnos de Benajarafe, sabíamos que no nos volveríamos a ver hasta el año próximo.

 Cuantos momentos y cuantos buenos y gratificantes recuerdos. Cuantas sensaciones nuevas era capaz de vivir en aquellos años en los que empezaba a descubrir tanto nuevo de la vida. Espero que este verano, las sensaciones nuevas, se trasformen también en recuerdos que me hagan sentirme tan bien, como cuando recuerdo aquellos veranos.

Mercado de las Artes


 

 

En el mes de Junio, nace en Málaga una Plataforma ciudadana para reivindicar que las antiguas ya instalaciones del mercado provisional de Atarazanas, situado en un privilegiado lugar de centro histórico de la ciudad, se convierta en un espacio para la cultura y sea en un contenedor cultural donde artistas, fotógrafos, músicos, actores, poetas, diseñadores, ilustradores y creadores en general tengan un espacio para la promoción del arte y la cultura de Málaga. Es el Mercado de las Artes.

Cuando me llegaron las primeras noticias de la iniciativa, ya de por sí, y sin saber quien la promovía y como estaban diseñando el proyecto, me gustó bastante. Los que me conocen saben que no tengo ningún reparo en expresarme en este lugar. Y los que me conocen mejor, también saben que éste tipo de iniciativas ciudadanas me encantan. Así que desde el principio  estoy siguiendo el asunto y trabajando desde mi responsabilidad, para que pueda convertirse en una realidad lo antes posible.

Cuando además supe quienes estaban promoviendo el Mercados de las Artes, aún me gustó más porque estoy segura que va a ser un espacio diferente y lleno de vida que va a ayudar a revitalizar la zona aportando nuevas maneras vanguardistas de entender la cultura en su más amplio sentido. Martín Moniche, Tecla Lumbreras, Diego Santos, la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Málaga, muchos arquitectos ,  y otras muchas personas vinculadas a la cultura en la ciudad, han dado este paso que supone subir un escalón enorme en cuanto a la promoción de la cultura que surge desde la base de la propia sociedad.

Una ciudad de aspira a ser candidata a la Capitalidad Europea de la Cultura en 2016, debe tener necesariamente equipamientos como el que han proyectado, usando además infraestructuras ya existentes, que implican la participación ciudadana en el camino hacia la Capitalidad. En Málaga en estos años se han dado pasos muy importantes en cuanto a la infraestructura cultural y nuevos proyectos que hoy son ya una realidad, pero dar la posibilidad a los que promocionan la cultura desde la propia base de la sociedad, implicándolos y siendo ellos y ellas mismas los protagonistas, es un paso en calidad que nos hace falta en la ciudad.

Por eso, y porque creo de verdad en que con estos proyectos se consigue, no sólo revitalizar una parte de nuestro centro histórico, sino también que los ciudadanos y las ciudadanas sean los protagonistas de esta revitalización, es por lo que apoyo el proyecto y trabajaré y aportaré todo lo que pueda y sepa, para que el Mercado de las Artes abra sus puertas lo antes posible.

Izaskun y Pablo


 

Una de las mejores experiencias que he vivido como responsable en Málaga de Asuntos Sociales, ha sido tener la oportunidad de trabajar en equipo con personas con Síndrome de Down, que han hecho prácticas laborales en el Ayuntamiento de Málaga. Gracias a la labor y el esfuerzo de la Asociación Síndrome de Down en Málaga, de los padres y madres, y, sobre todo, de ellos y ellas mismos, han sido muchos los jóvenes que han pasado por Bienestar Social para desempeñar una tarea y terminar de formarse para incorporarse al mundo laboral y poder vivir en igualdad de oportunidades.

Hasta el más laureado de todos, el que recibió la Concha de Plata del Festival de Cine de San Sebastián, Pablo Pineda, ha estado aquí, con el equipo de Bienestar Social y Más Cerca. Y hasta Pablo, que es un ejemplo al esfuerzo y al tesón, ha seguido un proceso parecido para poder incorporarse con normalidad y en igualdad de oportunidades a la vida que él mismo quiere vivir. Ni siquiera la oportunidad que ha tenido Pablo para convertirse en actor y protagonizar una de las mejores películas que ha dado el cine español, ni siquiera esa Concha de Plata, ha conseguido que Pablo separe ni un minuto los pies del suelo. Sabe que todo llega tras un proceso duro de formación y esfuerzo continuo. Ahora está preparando oposiciones y estoy segura que logrará las mejores calificaciones.

Escribo todo esto porque esta mañana, mientras ojeaba la prensa del día, he visto publicado que Izaskun Buelta, la chica con síndrome Down que tuvo la inmensa fortuna de ir el 26 de enero de 2009 a ” Tengo una pregunta para usted” y le entregó en mano a Zapatero su curriculum para conseguir un trabajo, ya tiene trabajo seguro y por mucho tiempo. Estoy segura que Izaskun está preparada, eso no lo dudo. Por su desparpajo además, creo que tiene buenas dotes para relacionarse con los demás. Pero el caso de Izaskun y, sobre todo, el gesto de Zapatero, pone en evidencia todos los procesos que se llevan a cabo en toda España y desde más de dos centenares de organizaciones no gubernamentales para que todos y todas tengan igualdad de oportunidades. Ella ha sido una afortunada. Me alegro por ella y por su familia. Pero me gustaría que el Presidente del Gobierno además de hacer estos gestos, se preocupara también por los miles de jóvenes con discapacidad que en nuestro país están en este momento buscando un empleo, como el que ahora tiene Izaskun en una de las Fundaciones del Psoe.

Los gestos en estos casos visten mucho, y dan muchas fotos y más titulares de prensa. Pero lo que verdaderamente importa, como dice Pablo Pineda, es pensar que todo requiere un esfuerzo muy grande en personas que, supuestamente, deben esforzarse hasta diez veces más para conseguir llegar a la meta por sí mismos. Pablo podría haberse dejado llevar por las fotos, los titulares, la popularidad y convertirse en un fenómeno mediático y vivir de eso. Pero él es lo suficientemente inteligente para saber que todo eso es pasajero y que, lo que consiga lo debe conseguir con el esfuerzo y luchando para superarse a sí mismo, como está acostumbrado a hacer desde muy pequeño.

Y lo que espero es que haya muchos menos gestos y más acciones reales que hagan posible romper esas barreras mentales que aún existen en nuestra sociedad, para que ellos y ellas puedan de verdad tener esa igualdad real para poder vivir en igualdad.

Dos años de vida


Bueno, pues entre unas cosas y las otras, entre que el viernes 16 de Julio hubo Pleno y se echó encima el fin de semana, ha pasado casi inadvertido el segundo año de vida de este blog. Fue el 16 de Julio de 2008 cuando, después de un sabio consejo que me dio una de las personas más inteligentes que conozco, me senté delante del ordenador, diseñé este lugar y escribí mi primer post.

En estos dos años de vida del blog, y de mi vida, he sentido casi todos los días algo diferente al entrar aquí. Y así, poco a poco he ido descubriendo sensaciones, emociones y personas nuevas en mi vida que han ido enriqueciendo este lugar y aportándome mucho más de lo que ni yo misma podría imaginarme. He conocido a personas que se han puesto en contacto conmigo a través de esta pequeña ventana en la red y, hoy, hasta tengo un amigo bloggero de mas de 70 años que es de las personas merece la pena conocer en esta vida.

En estos dos años, también he recibido críticas por tener este espacio, o por comentar algunas ideas y abrir debates que algunos han considerado fuera de lugar para ser comentados por mí y aquí. También a los que han hecho críticas les quiero dar las gracias porque en algunos casos me han servido para completar mi propia visión de las cosas, y en otros casos me ha servido para convencerme de que este espacio debo mantenerlo vivo y seguir adelante. Está claro que si no estas por aquí, no tienes la posibilidad de ser criticado, pero yo creo en justo lo contrario. Lo fácil, lo cómodo y lo habitual es no hacer nada, no estar. Lo valiente y también lo arriesgado es tener un lugar en el que poder decir lo que quieras, cuando quieras y como quieras decirlo.

Y también he querido y quiero mantener en este lugar un pequeño espacio para mis sentimientos y mis emociones, Quizás no es lo habitual en un blog de una personas que se dedica a la política y a la gestión pública, pero, como he dicho antes, yo quiero que este lugar sea para que podamos expresar también lo que sentimos.

Gracias a todas y a todos los que me han animado en estos dos años a seguir y me han propuesto debates e ideas nuevas. Gracias a los casi 135.000 visitantes que habéis pasado por aquí, aunque haya sido solo un ratito. Gracias a los que me han criticado porque he aprendido de las críticas. Gracias a los buenos amigos que me han ido dando consejos en el contenido y en el diseño. Y gracias a la persona que me dio la magnífica idea de estar. Gracias, y a ver si nos seguimos encontrando para celebrar el año 3.

Para celebrar los 2 años, vamos a regalarnos esta canción. Es Omara Portuondo, y tuve la suerte de verla actuar en directo en Málaga hace unos meses.La canción es mi preferida de todas las que tiene. ” Gracias” es su título y hay que escuchar muy bien la letra. Al menos para mí está cargada de verdades sobre los sentimientos, y de emociones que te va regalando de la vida.

A este lado de la carretera


Anoche estuve en la 16 edición de los premios Diario SUR. La verdad es que me costó decidirme porque este calor me aplasta un poco, y más en un acto que se produce al final de un día intenso. Pero finalmente llegué a tiempo. Sobre los premiados ya se ha comentado casi todo. A mí personalmente me ha gustado especialmente que este año premiaran a Cáritas, y me encantaron las palabras de Anselmo que hablo en nombre de todos los premiados. Recordó ante un auditorio lleno de autoridades, empresarios, políticos y periodistas, que los que menos culpa tienen de la crisis, los que nunca han sido invitados a la mesa de la especulación, son los que más están pagando las consecuencias de ésta. Me emocioné viendo llorar a Inmaculada Almeida, esa mujer que con tan solo 27 años ha montado, partiendo de cero, su empresa. Y más que merecido es el premio a Danza Invisible, la banda de Torremolinos  que me acompañó y me acompaña siempre en mi vida cotidiana. Después de llegas a tener 7 discos de oro, ya se merecían el reconocimiento del diario.

Estuvo por primera vez como Presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán. Me gustó su intervención por breve y directa. Estábamos acostumbrados a mas de media hora de discurso de Chaves, que divagaba por los senderos lejanos de la comunicación. Aunque, para ser totalmente sincera, no entendí demasiado bien como en una intervención en un acto del medio de comunicación más importante de Málaga y de los más importantes de Andalucía, Griñán dijese que los medios de comunicación deben tener un ideario, pero no estar al servicio de un partido político. Y lo dijo dos veces. Después, en los jardines de la Hacienda El Álamo, casi todo el mundo lo comentaba. La mayoría opinando que lo decía por el ABC. De cualquier manera, creo que si un medio de comunicación te invita a un acto, es tu primera vez y dices eso, no estás precisamente generando simpatías. Más bien al contrario.

Después cuando nos encontramos todos en los jardines, me gustó mucho estar con Montse Reyes, con la que no había coincidido desde hacía tiempo, el abrazo cálido y sólido a la vez de Enrique Benítez, buen amigo, tan cerca siempre, y las risas con Jota Jota, que por mucho que pasen los años y vayan sucediendo acontecimientos, seguimos siendo como hermanos.

La verdad es hoy, me alegro de haber ido. Durante la ceremonia de los premios el equipo de la web de Sur.es estuvo retransmitiendo en Twitter el evento. Nos sumamos a los comentarios 4 personas de la sala y la verdad es que fue también una experiencia original y algo diferente.

Y hoy, que quería evitar a toda costa ponerme triste, no va a poder ser. Hace 10 años que los asesinos mafiosos se llevaron a José María Martín Carpena. Esta tarde iremos de nuevo al cementerio para recordarlo. Y como lo que siento es tan profundo y tan doloroso, prefiero decir nada más hoy. Mañana, después de vivir lo que viviremos hoy, seguro que dedicaré mucho más que palabras a José Máría. Desde donde esté, José María sabe perfectamente que lo quiero y lo querré siempre.

Novedades


Como habréis podido comprobar, después de dos años de vida de este blog, decidí hace unos días cambiar el diseño. He estado probando muchos temas diferentes y me he decidido por éste al final. Espero que os guste y, si alguien me sugiere alguno mejor, yo encantada de cambiarlo. Para reestrenarlo os dejo esta canción,  que bueno……, dice mucho para mí. Y así rompemos también la tradición de los viernes.

La esencia (II)


 

 

He seguido aprendiendo estos días lo importante que son las personas, cuando están a tu lado de verdad. También he aprendido a que por mucho que tú te entregues y le des a otras, si estás no quieren recibir lo que das, es mejor no derrochar con ellas. Lo que sí que tengo claro es que, aunque todos tenemos muchos defectos y virtudes, los que dan más que los que reciben no son los que tienen que cambiar. Me niego a pensar que los que dan tienen que cambiar su forma de vivir, de amar y de entender la vida. Y también es verdad que cuando se da, hay que poner unos límites. Eso lo aprendí también hace poco.” Pero Mariví, guárdate algo para ti mujer, que te vas a quedar vacía”, me dice siempre una persona que me quiere bien. Al parecer entregarte del todo no vale ya. Eso, dicen, acaba haciendo mucho daño a quien da y hace que el que recibe no lo valore lo suficiente. Me gusta mucho disfrutar de los momentos, y muchas veces he sabido disfrutar de ellos sin complicarme más. Esto sé hacerlo también. Pero cuando los momentos empiezas a compartirlos con alguien más habitualmente y comienzas a dar de verdad, los momentos empiezan a ser mucho mejores.

  Ahora sí, hay algo que me quedó claro de todo esto, y es que yo soy de las que doy y no voy a renunciar nunca a dar de verdad. Y procuraré que las personas que reciban sepan valorar de verdad lo que estoy entregando. De lo que estoy completamente segura es  lo que entrego y como lo he entregado ha sido tan de verdad que me ha salido directamente del corazón. Quizás tendría que haber sido más fría, más cerebral, más calculadora o más egoísta. Pero yo no sé medirme por esos parámetros. Quizás debería haber aplicado más la razón que el corazón, pero no ha sido así porque lo vivido ha sido como ha sido y no premedité nada de nada. Quizás haya descubierto uno de mis grandes defectos. No lo sé. El tiempo irá marcando si estaba equivocada o no.

Ahora, después de varios días en silencio, ha llegado el momento de empezar a decir lo que siento y como me siento. Y, sí, ha habido momentos en los que no he tenido ganas de escribir, y creo que os habéis dado cuenta. Etre no es un lugar sólo para la política o para comentar asuntos de la ciudad. Este lugar es un espacio para que podamos expresarnos en libertad. Por eso hay muchos post sobre mi vida, sobre mis sentimientos, sobre mi hijo y sobre mis amigos. He procurado siempre aquí ser lo suficientemente sincera como para que sepáis, los que pasáis a diario por aquí, como soy y lo que pienso en cada momento. Y soy así, así de transparente. Y no me arrepiento de serlo. Y tampoco me avergüenzo al decir aquí cuando me equivoco o cuando estoy más feliz o más triste. Ahora me doy cuenta de lo importante que es en la vida saber quienes son los que realmente importan. Al menos, las experiencias vividas, me han dado una nueva lección para seguir afrontando la vida. Ahora sé un poco más de la vida, y de las personas, y estoy segura que eso me ayudará, y mucho, a saber vivirla. Creo que esa es la esencia. No es vivir si más, es saber vivir lo mejor posible.

Los límites del alma (via el Blog de Mariví Romero)


porque hoy siento lo mismo que aquel 15 de Octubre

Los límites del alma       Algunas veces, casi siempre, las personas y las situaciones llegan a nuestras vidas y rápidamente me doy  cuenta de que esto no pasa por casualidad, sino que tiene un  un propósito, llegan para enseñarnos y mostrarnos algo que aún no había experimentado, para descubrir quien soy en realidad, para enseñarme lo que puedo alcanzar. Yo no sé quienes son estas personas y en que momento llegarán determinadas situaciones, pero cuando fijo mis ojos … Read More

via el Blog de Mariví Romero

Su primer mundial


 

Supongo que lo que toca es hablar de lo que sucedió ayer en España.  Lejos de caer en un análisis cargado de tópicos, voy a comentar como lo viví yo. Es el primer mundial que vive mi hijo, que cumplió hace poco 4 años. Víctor llegó un día del cole y me pidió una camiseta de España. Me sorprendió porque ni le había hablado nunca de fútbol, ni solemos verlo en casa. Así que me puse manos a la obra y conseguí la equipación en una de esas tiendas multicosas que invaden ahora el centro de la ciudad.

Ayer, cuando lo fui a recogerlo a casa de mi madre, lo primero que me dijo es que teníamos que ganar. Así, después de compartir un rato con los mejores amigos, paramos un momento en casa para cambiarnos y lanzarnos a la calle para ver donde veíamos los dos el partido. Mientras tanto, no paraban de llegarnos invitaciones en forma de sms para que fuésemos a El Carmen, ese lugar con algo de magia, que he descubierto hace poco. Así que Raúl nos esperaba impaciente para vivir el partido. Víctor, con sus inseparables gormitis, me dijo que él esperaba en la terraza para saber si ganaba España o no. Fueron llegando amigos, y más amigos y amigas, y se fue llenando el bar. Víctor, que había montado su campamento en la terraza, observaba como iban pasando todos con las banderas y las caras pintadas en la Plaza de la Merced. Y el partido transcurrió entre salidas y entradas al bar, entre idas y venidas de Víctor con Raúl a comprar helado, entre besos y emoción contenida del pequeño que no miraba hacia la tele, sino nuestras caras. Y llegó así la prorroga, en la que yo tampoco pude resistir más tiempo dentro del bar. En la terraza, cruzábamos los dedos para oír cantar ese deseado gol. Víctor, cada vez que oía un “uyyyy!”, coreaba a continuación un ” campeones, campeones!” Y yo le tenía que decir que no, que aún no habíamos ganado. Y así, llegó el gol de la victoria y entonces, la Plaza de la Merced entera retumbó. Me agarró del cuello fuerte y me llenó de besos. Me quedo con la cara de emoción, y de pasión y ese salto que dio Víctor de la silla cuando esto pasó. Y sin decirle nada, corrió hacia dentro del bar para abrazar a Raúl y a Boxó. Lo cogieron en brazos y dimos saltos un rato mientras veíamos a nuestros jugadores llorar de la emoción. Oscar arrancó a llorar también y creo que a Carrete, le vi caer alguna lágrima también. Creo que hasta Fran se emocionó.

Al instante Víctor le dijo a Boxó que le diese ese paseo en su coche que le había prometido si ganábamos. Y nos fuimos en ese 4×4 a recorrer las calles de Málaga con las banderas que habíamos comprado por la tarde. Casi no podía agarrar a mi hijo, que nunca de había montado en un descapotable. Y su cara, y ese baile que se marcó en el coche mientras ondeaba la bandera de España y gritaba una y otra vez que somos los campeones, jamás la olvidaré.

Momentos para no olvidarlos, momentos vividos junto a él que no volverán otra vez. Y no lo digo porque no volvamos a ganar un mundial, lo digo por la inocencia y la curiosidad con la que Víctor lo ha vivido en esta ocasión. Su primera vez. Su primer mundial, y somos los mejores del mundo. Me hubiera gustado compartir este momento también con alguien, que no estaba. Pero lo compartí con esa persona, ausente ayer,  lo mejor que pude o que supe.