Los mayores y la realidad


Acabo de llegar de la inauguración de la Asamblea Nacional de la Unión Democrática de Pensionistas de España que se celebra estos días en Málaga. Representan a más de 1.900 asociaciones de mayores en nuestro país, con mas de 1.200.000 socios y socias. UDP es, no sólo la asociación de mayores más antigua del país, sino también la entidad a la que más personas representa en este momento. Y he tenido la oportunidad de conocer a Francisco Moza Zapatero, Secretario General de Política Social que ha venido en nombre del Gobierno a la inauguración. Y me he quedado sorprendida de cómo ha explicado ante el auditorio, formado por líderes sociales en movimiento asociativo de mayores, el recorte en la política social que ha llevado a cabo el gobierno socialista. Ha dicho que esto es duro, que es difícil, pero que, en definitiva, en 2011 les toca a los pensionista pagar las consecuencias de la crisis económica de la que este gobierno no sabe salir. Antes de llegar a esa conclusión, ha presumido de haber subido mas que nadie las pensiones. Lo que no ha dicho es que antes ningún gobierno había ejecutado una congelación de las pensiones a las personas que menos poder adquisitivo tienen. Los mayores, muy respetuosos y bastante educados, han escuchado con cara de resignación las palabras de Moza Zapatero. Por cierto que, indagando un poco sobre si le tocaba algo al Presidente del Gobierno, averigüé que era el asesor de Trinidad Jiménez en el Grupo Municipal Socialista del Ayuntamiento de Madrid. Buena carrera ha hecho el muchacho y que tomen nota los asesores que los hay, y muy buenos, en todos los partidos, de cómo se puede hacer una carrera meteórica en poco tiempo.

Bueno, siguiendo con mis impresione del día de hoy con los mayores de toda España, me parece muy duro  y muy injusto para las personas que  han contribuido con su trabajo y su esfuerzo a que hoy podamos disfrutar de este estado del bienestar, que sean ellos y ellas los que vayan a pagar la crisis económica. Los recortes en la Ley de Dependencia también los ha explicado Moza Zapatero. Y poniendo como excusa que los expedientes de dependencia se resuelvan en menos de 6 meses, de un plumazo se cargan la retroactividad de la Ley que otorgaba unos derechos sociales a las personas que están en este momento en una situación de vulnerabilidad extrema. Los mayores, con la misma educación, han escuchado sin hacer ni un solo gesto.

Y ha sido en café posterior cuando todos y cada uno de los mayores que estaban en la sala han expresado lo que sentían. He conocido a mayores de Murcia, de Tenerife, de Barcelona, de Granada, de Toledo y bueno, de casi toda España, y todos tenían la misma opinión. Creen que en Gobierno piensan que son manejables, que no se enteran muy bien de lo que pasa y que se les puede manipular. Y sucede todo lo contrario en este momento. Los mayores de hoy son personas que han ido adquiriendo experiencia y formación suficiente como para no aceptar que tengan que ser ellos los que paguen las consecuencias de la crisis en nuestro país. Mientras, desde el Gobierno les intentan convencer de que esto es un esfuerzo que a ellos les “toca” hacer ahora y que será pasajero. Eso sí, para Moza Zapatero, esto todo ha sido un pequeño bache en el camino de la apuesta por lo social del Gobierno de España. Espero que pronto se den cuenta que las personas no son tan manejables como creen. Los mayores, afortunadamente están bastante bien organizados y tienen su independencia y su voz en nuestro país, aunque haya algunos en el Gobierno que no los quiera oír.

Anuncios

4 comentarios sobre “Los mayores y la realidad

  1. Me hace gracia la terminología politicamente correcta. ¿Quién fue el iluminado que a los ancianos llamaba “3ª Edad”? ¿A quién se le ocurrió llamarlos “mayores”? Creo que la palabra “mayor” implica cierto relativismo. Yo no me siento mayor, pero soy mayor que un niño o un adolescente. A veces, la corrección política lleva a una terminología imprecisa, y este es el caso. Lo que más me llama la atención es ver cómo los demás se adaptan a este nuevo término, y ya es difícil encontrar Clubs de la Tercera Edad; ahora se hacen llamar “de mayores”. Bueno, todo esto es una cuestión de forma, y lo que intento ver es el fondo detrás de la forma.

  2. A mi con mi edad me ha dado tiempo de aprender cosas que antes ni lo habia soñado.
    Mis hijos dicen que sé más que ellos con el ordenador.
    La edad no importa si el corazón lo tiene joven y lo que no quiero es que nos tomen por tonto

  3. Son de agradecer, Mariví, tus valoraciones, tras la inauguración a la que has comentado que asististe. Desgraciadamente hay muchos políticos (digo muchos, no todos) que creen que las personas mayores son una especie de “palco agradecido” del que, con flores y lisonjas, arrancan el aplauso a sus manejos y políticas, decidias las más de las veces, sin haber contado previamente con ellos/as. Por muy buenas palabras que les dediquen, siguen, en el fondo, pensando que son lo que tradicionalmente se ha acuñado como “clases pasivas”, meros receptores de políticas y recursos, objetos de gasto, pero casi nunca -como, a la postre, el resto de ciudadanía- interlocutores ni “sujetos activos”.
    No sé qué le dirá a su vuelta a Madrid ese Sr. Moza a su ministra, para que ésta le cuente al Sr. Presidente sobre la opinión que suscitan sus medidas entre los afectados pensionistas… ¿qué las comprenden? ¿que las aceptan? ¿que están dispuestos a sacrificarse un año?
    Pues creo que ha sido una pena que estas personas mayores hayan sido tan educadas con el Sr. Secretario. Porque ya va siendo hora de decirles a estos políticos que, aunque ellos con sus actos nos lo intenten demostrar una y otra vez, las ciudadanas y ciudadanos (y los mayores lo son, pues han pagado, pagan y pagarán sus impuestos) no somos tontas/os. ¿Acaso explicó en esa inauguración este Sr. Secretario por qué las/los pensionistas -entre otros- son quienes tienen que “pagar los platos rotos” de este “desaguisado”? ¿Reconoció que existen otros “feudos” donde se podría haber exigido el mismo sacrificio que se les pide a quienes han trabajado toda su vida? ¿Qué les diría, por ejemplo, de los intereses que la banca no ha pagado (ni pagará) sobre el dinero recibido del erario público, es decir, de todas/os? ¿De la factible supresión de la exención de tributación durante el primer año de la que gozan los premios y loterías del Estado? ¿del ridículo 1% que tributan las opacas SICAV? ¿de los impuestos que la Iglesia no paga? ¿de…? Por favor, Sres. políticos, no pretendan “vendernos más motos”, que se les ve el plumero. Seguramente, las personas mayores que le guardaron respeto y silencio el otro día serán las primeras que dirán que este gobierno “socialista” les considera tontos y manejables…. pero Uds. se equivocan. Y en esto tienes toda la razón, Mariví, porque las personas mayores tienen su voz y su fuerza… y ni este señor ni otros conseguirán quitársela.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s