La nueva pobreza


Tribuna publicada hoy en La Opinión de Málaga.

“Málaga se mueve´ es un movimiento que nace ahora con el objetivo de hacer posible que todos y todas seamos conscientes de la situación de miles de familias que en Málaga están viviendo nuevas realidades que están transformando la configuración de la estructura social de nuestra ciudad. Las nuevas realidades a las que nos enfrentamos ahora, inmersos en plena crisis económica, hacen que nos encontremos ante un nuevo modelo de pobreza.
En el año 2009 más de 12.000 familias, que nunca antes habían tenido que acudir a los servicios sociales, han venido para decirnos que no tienen manera de afrontar sus vidas porque uno o los dos miembros de la familia han perdido su empleo y no saben como afrontar las deudas contraídas para poder sobrevivir con lo que les queda después de pagar a duras penas la hipoteca. Personas que hace poco tiempo se encontraban al otro lado de la maldita línea que separa a las personas. La línea que cada vez se ve más fina y a la que muchos y muchos ahora merodean y saltan un mes tras otro, de un lado a otro. Me refiero a la línea que nos separa y pone a unos bajo el umbral de la pobreza y a otros por encima. Esa línea que no hemos sido capaces de borrar, es ahora más fina. Y no es porque vaya a terminar desapareciendo, ojalá. Es porque cada vez son más los malagueños los que se encuentran más cerca de ella y porque cada vez es más habitual ver cómo cientos de familias en nuestra ciudad la están atravesando con dolor y con vergüenza. Llevo 11 años al frente del Área de Bienestar Social en el Ayuntamiento y jamás había vivido las situaciones que estoy viviendo ahora.
Ahora las personas que constituyen la nueva pobreza no están ubicadas en ninguna zona concreta de la ciudad. Ahora las personas vienen tan desorientadas y tan desesperadas que hay que trabajar con ellos y ellas primero su propia autoestima para evitar los bloqueos que no llevan a ningún lugar cuando tienes que sacar a tu familia adelante. Ahora, las personas que perdieron su empleo en 2008 y 2009, están dejando de cobrar las prestaciones por desempleo y ya no tienen nada, absolutamente nada, para salir adelante. Ahora estas nuevas personas vienen con vergüenza, con la mirada huidiza y baja, porque hasta hace meses ellos y ellas podían vivir por sí mismos por el esfuerzo de su trabajo. Ahora desaparecen los estereotipos de los usuarios clásicos de los servicios sociales porque son miles de malagueños y malagueñas los que, tras intentar cumplir con sus obligaciones hipotecarias, en torno al 16 o 17 del mes se quedan sin dinero para poder cubrir las necesidades básicas, es decir, llenar la nevera para poder comer.
Ante esto, y teniendo presente que desde el Ayuntamiento de Málaga hemos hecho un esfuerzo presupuestario muy importante, aumentando las partidas destinadas a las ayudas de emergencia y poniendo en marcha en 2009 unas ayudas especiales para las familias especialmente afectadas por la crisis, hace ya un año que estamos trabajando con todas estas personas para que sean ellos mismos los que entiendan que es posible vivir o sobrevivir, cambiando determinados hábitos que son los que han imperado en nuestra sociedad. Estamos trabajando con cada familia en economía doméstica para que puedan salir adelante. Estamos intentando que de todo esto podamos sacar, al menos, una lección positiva y podamos aprender (y nos metemos todos y todas) que es posible vivir con menos y que, con un poco de organización y marcando unas prioridades, podemos salir adelante a pesar de las dificultades tan graves. Y salvando aquellos casos extremos en los que los embargos de las casas están a la vuelta de la esquina y es muy difícil ya solucionarlo, casi todas las familias están tratando de adaptarse, unas con más esfuerzo y otras con menos, a esta nueva realidad que pone de manifiesto que vivíamos muy por encima de nuestras posibilidades.
Ahora retomamos las viejas recetas de nuestras madres y nuestras abuelas para llenar la cesta de la compra. Es mucho más complicado y tardamos más en poner un puchero que en meter una pizza en el microondas, pero es más económico y más sano el puchero del que además podemos aprovechar la ternera y el pollo para hacer al día siguiente unas croquetas. Recuperamos el gazpachuelo y así con un huevo, un vaso de aceite y una poco de arroz y patata, puede almorzar una familia de 4 miembros. Y no me gustaría que nadie frivolizara con este asunto, porque la base de la economía familiar es y debe ser la economía doméstica para poder así cubrir las necesidades básicas antes que cualquier otra. Estaba sucediendo y está sucediendo que se antepone cualquier otro gasto y eso es como empezar a construir una casa por el tejado y no por los cimientos. Y hemos tenido que adaptarnos a todo esto en muy poco tiempo. Por eso quiero aprovechar esta tribuna para dar las gracias de corazón a los profesionales de los Servicios Sociales del Ayuntamiento de Málaga que han puesto más de lo que se le puede pedir a un trabajador para intentar que sean cada vez más las familias que vean una salida a su situación. Y lo mejor ha sido que ellos y ellas, sobre todos ellas, las personas que se encuentran ahora en esta nueva situación, son las que más están poniendo de su parte.
Yo quiero pensar que de todo esto vamos a sacar valores positivos. El valor del esfuerzo, el valor de salir de situaciones difíciles, a veces demasiado difíciles, el valor de la superación y el de la solidaridad, son valores que deben imperar con mucha fuerza en este momento. Nuestra sociedad lo necesita. Aunque sólo sea para salir adelante en estos momentos, nos quedaremos con la experiencia de haber pasado por ahí y haber sabido sobrevivir en esta situación. Será algo positivo que nos deje esta crisis económica. Debemos debatir, reflexionar y sobre todo avanzar.
Y quiero creer, o más bien deseo con toda mi alma, que salgamos cuanto antes de esta situación y que lo hagamos entre todos, con el esfuerzo de todos y todas para que así de verdad podamos decir dentro de un tiempo que el esfuerzo ha merecido la pena.

* Teniente Alcalde de Asuntos
Sociales del Ayuntamiento de Málaga

Anuncios

4 comentarios sobre “La nueva pobreza

  1. Llegué a Málaga hace 5 años
    monté mi empresa, a los 3 meses tenía 5 empleados con una buena proyección que de haber seguido hoy tendría 30.
    y no puedo creer en que se ha convertido
    y eso que estoy acostumbrado a vivir desastres en mi Argentina, jamás hubiera pensado que se pudiera hacer tato daño en tan poco tiempo.
    Una pena y… a poner el hombro hermanos

  2. Estimada Marivï,

    No puedo leerte a menudo por por la falta de tiempo y el cansancio. Me has emocionado con tu artículo, escribes muy bien, excelentemente. No dudo de tus actitudes, pero a mi ya solo me sorprente la Bondad, y tu escrito esta repleto y florecido de esta cada vez mas extraña cualidad. la Humanidad que emanan de tus pensamientos, de tus hechos que relatas, es lo que los ciudadanos necesitamos para recuperar la Esperanza. Que tomen nota tus compañeros de oficio en la cosa pública. Necesitamos buena gente como tu de funcionarios públicos. De la preparacion no hablo, porque solo con leerte me doy cuenta tu extenso humanismo y cualificación técnica.

    Gracias,

    ppberrocal
    Marbella

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s