Los cimientos


 

 

Bueno, pues creo que he batido todos los records desde que estoy por aquí, y he estado mas de una semana sin pasar por este lugar. Retomo la actividad después de una Semana Santa en la que he tenido un poco de todo. Las procesiones han sido magníficas, como siempre y la lluvia nos ha dado una tregua y ha permitido que miles de personas puedan disfrutar de estas vacaciones tan pequeñas y tan reconstituyentes en mitad del año. Víctor ha vuelto hoy al cole después de 9 días y le ha costado bastante. Con él he compartido estos días muchos momentos. Ha habido tiempo para todo, también para que hayamos tenido alguna que otra bronca sin importancia.

Quería en el día de hoy solamente pasar por aquí y desearos a todos y a todas una buena reincorporación, pero es imposible para mí no hacer alguna reflexión sobre lo que ha sucedido en Seseña. Aún es pronto para analizar porque todo está siendo investigado pero me parece tremendo que hayan detenido a una chica de 14 años como sospechosa del asesinato de otra chica de 13. No me imagino que se le puede pasar a nadie por la cabeza para hacerle daño a otra persona, y mucho menos para quitarle la vida. Todo esto pone de manifiesto que algo muy grave está sucediendo en la base de nuestra sociedad.

Y recuerdo cuando estuve en Perú y vi a esos niños tan pequeños, metralleta en mano, disparara a unos metros de donde yo me encontraba a otros niños, como si de pistola de agua se tratara. Uno de ellos murió al instante, delante nuestra. Y yo, con los ojos llenos de lágrimas que salían a borbotones incontrolados, me quedé paralizada en mitad de aquella calle de chavolas cuando la mamá, que lavaba arrodillada la ropa junto a su chavola en unos barreños, se levantó y recogió a su pequeño. Lo llevó detrás de su casa y lo tapó con una tela blanca. Después siguió lavando. Entonces pensé que allí, en aquel lugar del mundo, la vida tenía un valor diferente, absolutamente diferente. La persona que venía conmigo me explicó que esa mamá tenía 12 hijos y que allí era habitual que pasaran estas cosas. Jamás lo olvidaré.

Por eso me acordé de todo esto cuando me enteré de que habían asesinado a Laura. No es comparable una situación con otra pero el resultado final es el mismo. Por eso pienso que hay algo que está tambaleando los cimientos de nuestros valores. Y no podemos ni debemos permitir que la violencia se instaure en nuestra sociedad y se quede aquí con nosotros Me niego a vivir aquí sabiendo que la maldita violencia quiere ser nuestra vecina. Por eso es vital que cada uno de nosotros y nosotras aniquilemos cualquier comportamiento o actitud violenta de nuestras vidas. Así estamos aportando mucho más de lo que nos imaginamos. Así no tendremos que convivir con esa puñetera violencia que está calando como una mancha de aceite en nuestras vidas y que no nos deja vivir en paz.

6 comentarios sobre “Los cimientos

  1. Me ha gustado mucho tu artículo, y especialmente el testimonio en Perú. Yo viví hace años en Arak, una ciudad iraní en la frontera con Irak, y allí llegaban los kurdos que había gaseado Saddam Hussein. Hombres y mujeres, niños y niñas achicharrados por un genocidio sin escrúpulos. Y el mundo guardaba silencio enfrascado en la guerra de Yugoslavia. Por eso entiendo la sensación de que la vida parece tener un precio distinto según dónde te haya tocado nacer y vivir. Enhorabuena nuevamente por el relato y sigue así, en la brecha.
    Por cierto, y cambiando de tema, te recomiendo que le eches un vistazo a la siguiente y curiosa página (creo que puede tener mucho éxito): http://www.yonovoteazp.es/

  2. Los padres tenemos gran responsabilidad en la conducta de nuestros hijos. Reconozco de antemano que la paternidad supone un gran sacrificio, y al mismo tiempo nos exije cantidad de habilidades en la relación paternofilial. Te sugiero, Marivi que prepares tu precioso cuerpo para el momento en que tu hijo llegue a la adolescencia. A partir de ahí, tu hijo querrá empezar a volar solo, y en algunos casos, la protección materna la podrá ver más como una amenaza a su libertad. No es una etapa cómoda la adolescencia, ni para padres ni para hijos. Malo es inhibirse excesivamente de la conducta de los hijos, y malo es igualmente entrometerse en exceso. Tendrás que tener habilidades negociadoras (que ya las tienes por tu ocupación actual) y nunca tendrás que negarle tu cariño o confianza al niño, porque seguirá necesitándola, aunque te diga que no. Todo ello no significa que des por bueno todo lo que haga, pero si le reprochas algo, tendrás que hacerlo con cierta delicadeza para no romper vuestro cordón de afecto. Puede que su autoestima baje por los suelos, pero ahí estarás tú para ayudarlo. Cuando los padres no tienen principios, los hijos se crían sin más principios que los de la correción en las formas, pero carentes del más mínimo fondo ético. Este es el triste caso que hoy lamentamos.

  3. No sé vosotros pero últimamente pienso que se nos está escapando de las manos ¡¡¡tantas cosas ¡¡¡ Me asusta pensar que pasará en ésta nuestra querida España como sigamos así. Niñas que abortan,estén o no los padres, violencia en las calles , en las aulas , en las casas …. No sé.

  4. Me gusta la reflexión de Antonio y como madre pienso que tenemos un papel muy dificil y muy delicado con nuestros hijos que tenemos que trabajar mucho dia a dia… y que el gobierno tiene que cambiar los derechos del menor, no se puede seguir de esta manera porque nos veremos como en esos paises… no lo quiero para ningún niño. Besos

  5. !De nuevo en tu tierra! Alla en tierra extraña…Te comprendo muy bíen ,pues nací en tierra extraña…y sus costumbres con las mujeres, en aquella época eran denigrantes para ellas , que un perro valía mas que ellas.
    ! Que crueldad para una madre tener que ver matar a su pequeño …y no poder ni siquiera llorar..no les queda ni llanto..
    Con respecto lo que nos cuentas de tu hijo….sólo te puedo desear suerte!..y muy importante amigos que le influyan bíen….
    !Con Respecto a lo ocurrido en Seseña….siempre ha habido maldad;pero ahora parece ,que son terribles las pandillas de chicas .os,cuándo quieren mortificar a otro..hasta el punto de matarle,si le viene en gana…¿cómo hemos podido llegar a esto?Tambíen a mi me asusta que pasará en España;si los responsables no toman medidas…!hasta pronto!

  6. Hemos llegado a esto por una sencilla razón: si los padres no tienen principios, los hijos crecerán sin princiìos. No hay que extrañarse tanto. Es lo normal en esta sociedad de jóvenes víctimas de la LOGSE, cuya única cultura se basa en los telefilms y en el puro egoísmo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s