A Olimpia


 

 

Hoy quiero dedicar el post a una mujer, casi desconocida por muchas y muchos. Quiero que conozcáis algo sobre ella. Olimpia de Gouges, nació en Montauban (Francia)en 1748. Mujer campesina y analfabeta, emigró a París y se convirtió en escritora. Allí se introdujo en la élite intelectual de la época y se involucró con los círculos revolucionarios que escribieron la Declaración de Derechos del Hombre y redactó una primera Declaración de los Derechos de la Mujer apoyándose en Keralio que, en 1789, había presentado un Cuaderno de reivindicaciones femeninas. Esta declaración fue presentada redactada y presentada a la Asamblea Nacional Francesa . Esta declaración que postulaba la dignidad de las mujeres y por consiguiente, el reconocimiento de sus derechos y libertades fundamentales, cuya defensa le costó perder la vida en la guillotina en 1793 y sus compañeras fueron recluidas en hospicios para enfermos mentales, convirtiéndose así en una de las primeras mártires de la causa y los movimientos feministas. Sus ideas, que quedaron plasmadas en la célebre Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana de 1971, siguen vigentes. Olimpia llegó a dar su vida por defender unas ideas y los derechos de las mujeres. Y me quedé fría cuando leyendo sobre su vida y su trayectoria, me entero de que sus compañeras fueron encerradas en los manicomios de la época. Olimpia sentó las bases de la reivindicación de los derechos de las mujeres, y como no es habitual retrotraerse hasta los orígenes, yo he querido hoy dedicarle este post para que sepamos que hubo mujeres que se dejaron la piel, nunca mejor dicho, por defender la libertad y la igualdad.

Dejo aquí el Epílogo de esa Declaración que sentó las bases del camino hacia la conquista de los derechos de las mujeres.

Mujer, despierta!; el arrebato de la razón se hace oír en todo el universo; reconoce tus derechos. El potente imperio de la naturaleza ha dejado de estar rodeado de prejuicios, fanatismo, superstición y mentiras. La antorcha de la verdad ha disipado todas las nubes de la necedad y la usurpación. El hombre esclavo ha redoblado sus fuerzas y ha necesitado apelar a las tuyas para romper sus cadenas. Pero una vez en libertad, ha sido injusto con su compañera. ¡Oh, mujeres!, ¡mujeres!, ¿cuándo dejaréis de estar ciegas?, ¿qué ventajas habéis obtenido de la revolución?: un desprecio más marcado, un desdén más visible. […] Cualesquiera sean los obstáculos que os opongan, podéis superarlos; os basta con desearlo”.

Anuncios

4 comentarios sobre “A Olimpia

  1. Excelente redacción, contenido y continente. Magnifica eleccion de Personaje.Te felicito. Nos ilustras.

    Salvando las distancias y el olvido, Madame de Gouges siempre me recordo en vida paralela (en cierto modo) en el compromiso social y literario, a nuestro llorado poeta Miguel Hernandez. Que opinas…. es una reflexion sin pretension de presición.

    Gracias por tu tiempo y tus ideas.

    Saludos marinos

    pp

  2. Bonita historia y aleccionadora,válida para aquellas personas en similares circunstancias, no desfallezcan y perseveren en sus ideas, gracias Marivi por tu tiempo y la enseñanza que nos aporta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s