Días de Feria


 

 

Quedan solo 3 horas para que de comienzo la Feria de Málaga. Esta será la décima feria que viva desde mi responsabilidad en el Ayuntamiento. Y cada año me parece diferente al anterior. Ese año viviremos una feria marcada por la crisis  económica que nos afecta a todos. Este año disfrutaremos igualo mas pero gastaremos menos, o eso supongo. Este año me volveré a emocionar cuando cada noche viva esos momentos de alegría y de felicidad que viven las personas mayores que vienen al Rengue. Muchos, la mayoría, nunca han tenido la oportunidad de ir a la feria de su ciudad. Sólo por esos momentos que jamás puedo olvidar merece la pena para mí la  Feria.

Ahora llegan unos días de mucho ajetreo y de no parar. Intentaré guardar un poco de tiempo para disfrutar también con Víctor. Este año lo llevaré a los carricoches para que disfrute de esa parte de la feria en la que todos y todas hemos disfrutado tanto de pequeño. Y también intentaré disfrutar un poco con los amigos y las personas a las que quiero. La Feria en Málaga es también motivo y excusa para encontrarse. Espero que todo salga bien y que todos disfrutemos de estos días. Unos con mas diversión y otros con más trabajo. Mientras volveré a bailar unos cuantos pasodobles en el Rengue con esos muchachos de mas de 70 años que desprenden ilusión y ganas de vivir.

Eunice Kennedy


 

Ayer nos dejó Eunice Kennedy. Quizás la mas desconocida de todos los hermanos. Ella dedicó toda su vida al trabajo social y se propuso eliminar los estigmas que recaían sobre las personas con discapacidad psíquica primero en Estados Unidos y después en el mundo. Marcada por la propia vivencia personal de la discapacidad mental de su hermana mayor, Rosemary, luchó y peleó por visibilizar a las personas que en aquella época permanecían ocultas por sus propias familias. Incluso en su propia familia ocultaron durante años a su hermana.

Así fue la impulsora de los primeros centros públicos de atención a personas con discapacidad psíquica en Estados Unidos. Por eso conozco bien su trayectoria y su inmensa labor en favor de los que necesitan apoyo para disfrutar de sus derechos en plenitud. Gracias a ella se pusieron en marcha los “Special Olympics”, juegos olímpicos para personas con discapacidad psíquica que se celebran cada cuatro años. A través de la celebración de estos juegos se ha conseguido avanzar mucho en la integración de las personas con discapacidad en aquellos países en los que tradicionalmente ha habido y aún existe una fuerte discriminación  hacia las personas con algún tipo de discapacidad psíquica.

Por todo eso, por esa entrega vital a los que necesitan de un apoyo para poder vivir mejor, por esa manera de entender su propia vida y de estar luchando hasta el final, por todo eso hoy mi post es la Eunice que quizás ha sido la que ha pasado más inadvertida en la vida pública de toda la familia Kennedy pero que es, sin duda, la que más ha luchado por defender los derechos de los que nos necesitan para sobrevivir.

Agosto


 

 

Diez días sin aparecer por aquí. Algunos habrán pensado que por fin he dejado de escribir en este lugar. No. Tan sólo ha sido un pequeño descanso tecnológico. Me hacía falta. El día 31 de Julio le dieron las vacaciones a Víctor. Nos despedimos de la guarde en la que ingresó con 3 meses. En septiembre comenzará una nueva etapa de su vida en el colegio. Mientras tanto no ha llegado a creerse que en los cinco días que hemos estado fuera en esas mini vacaciones, yo no me tuviera que marchar. Cada media hora me preguntaba con su manera tan peculiar de hablar que si me iba  a trabajar. Y yo no he parado de decirle que no, que me quedaba con él. Ha disfrutado como nunca antes lo había visto disfrutar. Ha sido nuestro primer viaje juntos y yo jamás lo olvidaré. Él dentro de unos días ya lo habrá olvidado pero rescaté unas cuantas imágenes para mostrársela cuando sea un poco más mayor y nunca olvide esa pequeña escapada que hicimos juntos en el verano de 2009.

Ahora toca preparar la feria, y vivirla un año más. Seré testigo otro año más de como miles de personas mayores disfrutan de esas noches mágicas en el Cortijo de Torres. Muchos, la gran mayoría, van a disfrutar por primera vez de la feria. Parece increíble pero  es así de real. Toda la vida en la ciudad  y por diferentes circunstancias de la vida no han podido disfrutar de la feria. Sólo por ver esas caras de ilusión merece la pena la feria para mí