Carmelo y el terral


 

 

No puede ser. He tenido un pequeño parón en el blog debido a la intensidad del trabajo diario que no me ha permitido estos días abrir este espacio en el que suelo comentar, discutir, debatir ideas y nuevos proyectos e incluso me permito la licencia de desahogarme muchos días. El trabajo que en Málaga que este mes de Julio, al igual que en los 12 años que llevo en el Ayuntamiento, sigue siendo igual de intenso o un poco más este año. Las personas que están atravesando un mal momento por la crisis siguen llegando a solicitar apoyo para salir adelante. Las personas mayores que están solas siguen estándolo en verano. Los niños y niñas de familias en proceso de exclusión necesitan nuestro apoyo en verano mas que en ninguna otra época del año. Todo continua con la misma intensidad de siempre y un poco más. Todo eso y los preparativos de la feria que tenemos en agosto, hace que el mes de Julio sea de los más intensos del año.

En la cuidad miles de personas han llegado a pasar sus vacaciones de verano y las playas están llenas desde las 11 de la mañana. Un poco de envidia sana recorre mi cuerpo cuando voy a recoger al peque a la guardería y veo a todos disfrutando del sol y del mar en el paseo marítimo. Hasta que no acabe la feria de agosto no podré tomarme unos días de descanso que este año los cogeré con mas ganas que nunca.

Víctor ha disfrutado junto a su amigo Santi de un día y medio en el campo este fin de semana, en el corazón de la Axarquía. Málaga tiene eso. Puedes escaparte y en cuestión de media hora estás en mitad de cualquier pequeño paraíso rodeado de monte y a 15 minutos de la playa. El terral estaba presente pero era un poco más llevadero con la piscina portátil que instalamos para los niños y los manguerazos de agua con los que nos refrescábamos. Ahora lleva dos días despertándose y preguntando cuando nos vamos de nuevo al campo y me pregunta por Carmelo, un pequeño enanito de piedra que estaba en el jardín y que el compadre bautizó con ese nombre que ha quedado grabado en la memoria de mi hijo.  Victpr hablaba con Carmelo como si éste fuese una persona. Le ponía crema protectora, lo bañaba con él en la pequeña piscina de Santi y hasta tuve simular como le daba un poco de cola-cao por la mañana mientras el desayunaba. No sé cuando podré volver a escaparme de nuevo pero intentaré que sea un poco más habitual porque ver disfrutar así a Víctor me llena de fuerza y me da ganas de vivir.

Anuncios

2 comentarios sobre “Carmelo y el terral

  1. Di que si Mariví, hay que buscar ese tiempo libre que tanto nos merecemos, yo me lo busco de vez en cuando, por ejemplo este fin de semana he estado en Nerja y yo no estoy de liada ni la mitad que tu, pero si es cierto que hay que hacerlo cuando podamos, uno para disfrutar con los nuestros y dos para recargar pilas que siempre viene bien. Un beso

  2. Te entiendo perfectamente Mariví. Cuando se tiene un hijo pequeño todo es poco y como tenemos el tiempo encontra se nos va de la manos nuestro bebe que ya no es tanto bebe y eso como que una no lo lleva muy bien je je… y deseamos está todo el tiempo posible para ver sus caritas de felicidad cuando esta disfrutando de algo nuevo para ellos… Animo!! que ya queda poco para pasar más tiempo con Victor y yo con mi niña a la que adoro. Besitos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s