Sobre la igualdad real


 

Ayer presentaron los sindicatos, de nuevo, un informe denunciando la discriminación de la mujer en cuanto al salario que perciben trabajando igual que un hombre. Hoy leo  algo ya palpaba en el día a día pero que lo confirman ya los datos, las estadísticas y los informes: las mujeres, volvemos a ser de nuevo, las principales afectadas por la crisis económica.

Cuando una mujer en este momento en nuestro país se plantea ser madre, sencillamente la despiden o no le renuevan sus contratos. La conflictividad laboral ha aumentado en un 70% cuando la mujer que ha sido madre plantea la reducción de jornada, que es, por cierto, un derecho que tenemos per. se.

Cuando son despedidas por este motivo, en gran parte de los casos y tras la acción de los sindicatos, son readmitidas y sufren acoso laboral en sus empresas. Así, de esta manera no puede hablarse de igualdad. Tendremos igualdad legal, pero no igualdad real. Y, lo peor es que la gran mayoría de las mujeres que se encuentran en esta situación desconocen sus derechos. Muchas aguantan el tirón porque sencillamente necesitan su sueldo para poder vivir. Otras son despedidas y se callan.

La igualdad real la conseguiremos cuando en nuestras vidas cotidianas podamos desarrollarnos como personas exactamente igual que lo hace un hombre. Cuando podamos hacer posible que no haya renuncias a nada, y mucho menos a  algo tan natural como nuestra condición reproductiva.

Por eso pienso que aún nos queda mucho que avanzar en la conquista de esa igualdad real para poder ejercer con libertad nuestros derechos sin tener que renunciar a nada que no queramos. Conozco a cientos de mujeres que no son madres por miedo a perder su puesto de trabajo. Las entiendo, pero siempre les animo a ser valientes y a ser personas primero para poder vivir en libertad. Nuestra sociedad proclama una igualdad irreal y tenemos que seguir trabajando con mucha intensidad para ejercer una igualdad real. Solo así conseguiremos el verdadero progreso.

5 comentarios sobre “Sobre la igualdad real

  1. Lo que ocurre es que, según mi opinión, hay que mirar también en el otro lado, el del empresario. Conozco casos de autónomos o pequeñas empresas de tres o menos trabajadores en que el embarazo de una de las empleadas les supone un esfuerzo tal que les puede llevar incluso a cerrar la empresa. El problema no es sólo económico (que lo es y grande) sino además el de la experiencia: Se te marcha durante unos meses una empleada experimentada y a cambio y con esfuerzo contratas a alguien nuevo que tiene que aprender (algo que implica si cabe aún mayor retraso en la labores diarias que si no se hubiera contratado a nadie) y que, para cuando sepa, le tienes que dar de baja pues reingresa a su puesto la empleada anterior.

    Ante esto y tan pocas ayudas estatales, autonómicas, municipales o de quien corresponda ¿qué queremos que haga el empresario? ¿tirar piedras contra su propio tejado? ¿cómo no va a tener reticencias en contratar a una mujer en situación y edad de tener hijos?

    Aquí, son los señores políticos son los que tiene que promover leyes que ayuden al empresario en esta situación para que él pueda tratar por igual a un hombre que a una mujer.

    Un empresario, como tal (y así debe ser) sólo debe buscar lo mejor para su empresa y, desgraciadamente, en la actualidad no le significa lo mismo contratar a un hombre que una mujer en edad fértil.

    Por cierto ¿qué ha hecho la Sra. Aído para solventar esta desigualdad? Ah ya sé, promover una ley para asesinar “nasciturus” y así que la mujer no se tenga que dar de baja por maternidad.

    Saludos.

  2. Pues yo no me he encontrado con esas diferencias salariales de las que se habla, tal vez porque en todas las empresas donde he trabajado tu sueldo venía marcado por el mínimo salarial marcado por el convenio y poco o nada más…

    De todas formas si se demuestra que una empresa discrimina a sus empleados por razón de sexo, pues lo que hay que hacer es denunciarla, ¿No se encargan los enlaces sindicales y/o las inspecciones de trabajo de esto?

  3. lo cierto es que es muy triste que en el siglo XXI aun estemos asi con la igualdad de genero, despues de las muchas mujeres que han luchado mucho para conseguirlo ahora parece que este tema ya no es de interes, a veces me pregunto si las nuevas generaciones estan por la lavor o no emos sabido transmitir como luchar para conseguir cada dia que se reconozca el derecho de igualdad que muchas veces tanto añoramos; ya que en el mundo de la politica aun son grandes las desigualdades como pro ejemplo, a que horas se convocan las reuniones? que derecho no tienen las mujeres politicas cuando estan de baja lavoral … . Bien pero yo no voy a desistir de la lucha por la igualdad que tanto nos merecemos, pero hasta que los hombres no se den cuenta se impliquen y quieran esta igualdad nos va a ser un camino largo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s