El milagro de llegar a fin de mes


 

 

Lo cotidiano en nuestras vidas dejó de tener protagonismo durante unos años. Ahora, y con motivo de la realidad de la crudeza de la crisis, miles de familias tenemos la responsabilidad de hacer que lo cotidiano vuelva a tener el principal protagonismo en nuestra vida diaria. Durante unos años nos hemos movido en nuestro país en un escenario en el que no nos parábamos a pensar en lo más íntimo de nuestro modo de vivir. Vivíamos mas de cara al exterior que pensando en la organización interna de nuestra vida diaria.

Ahora, cuando hemos comprobado que los empleos no son para siempre, que la hipoteca que hemos firmado con el banco es demasiado alta y durante demasiados años, que no podemos mantener dos coches y que con uno nos apañamos, que tenemos, tenemos y tenemos pero no podemos con todo, ahora es cuando muchas familias están cayendo en la cuenta de que hay que parar un poco y pensar en como podemos vivir y tener los menos problemas posibles a la hora de afrontar tantos pagos y tantos compromisos contraídos.

Ahora miles de familias en Málaga están solicitando ayuda porque están en paro, tienen que pagar el alquiler y la hipoteca, ya no cobran desempleo y tienen que sacar a sus hijos adelante cada día. Es entonces cuando caemos en la cuenta de que nos hemos acostumbrado a vivir con demasiadas cosas que antes no existían, y que ahora son imprescindibles para nuestra vida cotidiana.

No sé si estaré marcada por haberme criado junto a mi abuela, que era una mujer que siempre supo salir adelante con muy poco, no sé si será porque yo nunca he valorado demasiado lo material o quizás porque con los años me he ido dando cuenta que la felicidad, la verdadera, no te la dan las cosas, sino las personas. Lo que sí sé es que ahora mas que nunca me alegro de haberme desenvuelto entre algunas dificultades porque valoro mucho más lo inmaterial, las sensaciones y los sentimientos.

Ahora recuerdo a mi abuela que, habiendo aprendido a leer y a escribir un poco mas tarde que yo, con su letra casi ilegible, escribía en la mesa de la cocina la lista de la compra. Me acuerdo hasta de los menús semanales que preparaba para aprovecharlo todo, absolutamente todo. Y, sin tener ninguna carrera universitaria, se convirtió en catedrática de economía doméstica y nos sacó a todos adelante. A sus hijos, y a nosotras. Íbamos a comprar al mercado de Bailen las verduras y el pescado y la carne. A Paco  a comprar las patatas que allí eran más baratas. La leche la traía el lechero que ordeñaba sus propias vacas en el Camino de Antequera, en una casa mata que había donde hoy está el Parque del Norte. Y recorríamos toda la calle Mármoles para ir a comprar los productos  de droguería en una tienda junto a Almacenes Mérida porque allí estaban los más baratos.

Y lo más importante era su sabiduría para organizar la vida cotidiana con tan poco dinero y con tanto amor y coraje. Y hasta teníamos para almorzar fuera algún domingo. Eso también le gustaba.

Ahora, muchos de nosotros tendríamos que licenciarnos en economía doméstica. Ahora tenemos demasiado accesorio y poco de esa esencia. Ahora debemos aprovechar este momento de crisis para darnos cuenta de que en la vida cotidiana están esas pequeñas cosas que pueden darte o quitarte la felicidad.

Esos valores debemos recuperarlos no sólo porque se hace necesario para poder salir adelante, sino porque puede seguro que somos un poco más felices.

Hoy, el Diario SUR recoge parte del trabajo que estamos haciendo con las familias malagueñas para que puedan vivir con menos y ser más felices. Dejo aquí el enlace de la noticia.

 http://www.diariosur.es/20090601/malaga/ayuntamiento-revisa-cuentas-familias-20090601.html

Anuncios

6 comentarios sobre “El milagro de llegar a fin de mes

  1. Qué inteligentes eran nuestras abuelas y nuestros padres. En mi casa eramos 6 hermanos y sólo trabajaba mi padre, eso sí el trabajo era bastante seguro. Sólo tomábamos cocacola los domingos como algo especial, la ropa nos la pasábamos de unos a otros y sólo teníamos un regalo por reyes, pero recuerdo haberme divertido tanto jugando que no echo de menos el no haber tenido más cosas. Ahora es todo más complicado es como si quisiéramos que nuestros hijos tuvieran lo que nosotros no tuvimos y a lo mejor no son más felices por ello. Vivimos en la sociedad de consumo y si dejamos de consumir se para la máquina, es como la pescadilla que se muerde la cola. Creo que los que nos criamos en los 70 tenemos unos rasgos de personalidad similares. Yo lo veo así porque la mitad de mis hermanos son de los 80 y hay muchísima diferencia entre nosotros. Un saludo

  2. La verdad, es que la gente mayor lo tenía muy difícil, tener que mantener a muchos hijos con un sueldo que o era muy pequeño o casi inexistente es digno de tener en cuenta. Lo que has dicho, Mariví, es algo loable, que tu abuela recorriera medio Málaga para hacer la compra y poder ahorrar. Eso mismo deberíamos hacer nosotros, usar esa sabiduría. Un saludo.

  3. Tendriamos que pensar en cosar rapidas por que no podemos esperar a no tener para darles de comer, la gente de agricultura que tan barata vende a los mercados las verduras podrian tener una venta directa a cambio de trabajo, y asi con las demas cosas, hay que pensar que las cosas indispensables no nos pueden faltar, en epocas de crisis empiesan los trueques por que no hay dinero en circulacion, cambio trabajo por comida.
    Que vamos hacer no podemos esperar todo del gobierno, llega muy tarde, los niños tienen que omer hoy no podemos decirles que esperen a las proximas elecciones.Es increible pero la estamos pasando mal.Un beso enorme Mary

  4. La felicidad se siente, no se piensa. Lo comparto contigo y también considero que se ha vivido algunos años por encima de nuestras posibilidades y ese endeudamiento se nota en todas las personas. 1beso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s