Insoportable


 

La situación que estamos viviendo es muy dura para todos, pero mucho más dura para unos que para otros. Hoy quiero poner de manifiesto la cruda y durísima realidad que están viviendo miles de personas extranjeras que vinieron a nuestro país a encontrar una nueva oportunidad de vida, y que están pasando ahora por un auténtico infierno porque no pueden salir adelante. Y ya están hache, han venido y son personas que ya saben lo que es vivir hache y emprender una nueva vida.

Y hoy quiero hacer esta reflexión para compartirla con todos y todas porque el día de ayer tuve la desgracia de vivir, una vez más, uno de esos malos sueños. De esas pesadillas que te marcan para siempre con la diferencia de que son reales. Ayer acudió una señora paraguaya a los servicios sociales para avisarnos que su sobrina había dado a luz en su casa, en uno de los barrios del centro de la ciudad. Cuando dio a luz, sin asistencia de ningún tipo, junto a su marido algo debió suceder. No sabemos en este momento lo que es pero tuvo que ser terrible porque el bebé murió en casa. Ellos acudieron al Materno infantil con el bebé en sus brazos, pero ya no tenía vida. De inmediato se produce la intervención policial. Detienen al papá e ingresan a la madre porque al parecer tenía varias lesiones por haber dado a luz sin asistencia en un parto que debió ser complicado. Su tía vino a contarnos todo lo sucedido y a decirnos que la pareja tiene un niño de 14 meses y que ella no puede hacerse cargo de él. Así, por la tarde el pequeño ya no ve a sus padres y es puesto a disposición de los servicios de menores de la Junta de Andalucía para comenzar un proceso de acogimiento familiar. Mientras tanto vivirá en un centro de acogida. Ahora ya no tienen a sus hijos. Ahora queda la investigación policial para saber por qué motivo los padres no llevaron rápidamente al recién nacido a urgencias.

Por la noche mantengo una conversación con varias paraguayas que se encuentran sin documentación en Málaga. Ellas no conocían a esta pareja y yo les cuento lo sucedido para saber su opinión. Me dicen que muchas tienen miedo a parir en  los hospitales porque no tienen documentación y temen que les retiren a su hijo nada mas nacer. Desconocen que la asistencia sanitaria es también para ellos y que allí nadie tiene el derecho de exigirles documentación. Otra mujer me confiesa algo que me aterra. Me dice que quizás lo han hecho no tenían medios para criar al bebé. Esto, que son conjeturas de mujeres que se encuentran en una situación parecida a la pareja detenida, me lleva a pensar que estamos viviendo una época en la que la vulneración de los Derechos Humanos y los Derechos de los Niños y de las Niñas, nos rodea y estamos permitiéndolo y asumiéndolo. Eso es lo peor.

De todo esto lo que más me estremece es que ocurran sucesos de esta magnitud y cada vez se conmuevan menos personas. De todo esto lo que más rabia  e impotencia me da es que estamos permitiendo que niños y niñas, que no se pueden defender por sí mismos,  vean truncadas sus vidas y alguno la pierda, como sucedió el lunes. De todo esto lo que más me conmueve es saber que se le pudo pasar por la cabeza a esa madre para no acudir al hospital para intentar salvar la vida de su hijo. De todo esto saco la conclusión de que hay que actuar de manera inmediata para que esto no vuelva a pasar en ningún lugar del mundo. Es inadmisible e insoportable que esto siga sucediendo y permanezcamos impasibles.

 

 

Anuncios

15 comentarios sobre “Insoportable

  1. Querida Marivi, piensa tambien en todos los españoles, no solo los que han venido de fuera lo pasan mal, no me hagas demagogia, por favor.

  2. Terrible, la situación que nos cuentas, y el miedo que llegan ha tener, llega a estragios de pánico, muy bueno el post, esperemos soluciones a todo este caos.envió desde Israel abrazos de luz.

  3. Mariví, lo siento mucho ,pero estoy de acuerdo con Ares.Ante todo,somos humanos y cualquier tipo de problema como éste,nos horroriza, pero no más porque sean extranjeros.Yo pienso que antes de lanzarse a una aventura tienes que mirar los pros y los contras,si voy a seguir mal, me quedo donde estoy, esa es mi forma de pensar.Además, cuántos españoles hay en esa misma situación.De verdad, que me apena esa situación y no me gustaría que se me criticase por esto que estoy diciendo.un beso

  4. No creo que sea demagogia ares. Y nadie dice que los de aquí no lo pasen mal. Pero da que pensar que siempre pasen éstas cosas con inmigrantes, que son los más susceptibles de pensar que si van a un hospital, pueden detenerlos y mandarlos de nuevo a su país. Vengamos de donde vengamos estamos hechos todos de la misma pasta, dudo mucho que nadie quiera que su hijo muera en el parto,de hecho fueron al materno con el niño al ver que algo no andaba bien. Quizá se solucionaría con una campaña informativa. Que nos gastamos millones y millones en publicitar cosas que al fin y al cabo, vamos a seguir vivos las sepamos o no. Es un tema muy serio y obviarlo y querer negar que esas ituaciones se dan por miedo (que los españoles no tenemos) no es otra cosa que frivolizar.

  5. hola a todos, creo que todos los puntos de son validos lo que passa es que esta situacion es insostenible e inaguantable para todos y el gobierno no toma decisiones efectivas para paliar este caos.

  6. No es demagogia es la pura y dura realidad. Como dice un slogan de Médico sin Fronteras: Necesitamos Vacunas contra la Indiferencia…

  7. Las desgracias no tienen nación, patria o bandera. Las hay de todos tipos y de todos los colores, y son más duras con la ignorancia.
    Llevo todo el día intentando que los Servicios Sociales acepten recibir a una madre, con dos hijos, viviendo prácticamente (no es exagerado) de la caridad de sus vecinos, con el marido albañil parado y al que acaban de diagnosticarle un cáncer terminal. No tienen ni para coger el autobús e ir a verlo a Carlos de Haya (Mariví, mira si puedes hacer algo y me llamas – En la Junta de Distrito del Puerto de la Torre tienen mi teléfono).
    No hace falta girar la cabeza para ver desgracias puras y duras, con mirar delante es suficiente. Lo que no hay que hacer es girar la cabeza y mirar para otro sitio.

    1. Hola Juan Pedro, me alegro que haya personas como tu que esten pegados al suelo y sean conscientes de lo mal que lo estan pasando muchas personas. Mi correo es mariviromeroperez@gmail.com, enviame ahi todos los datos de la familia. Los espero cuanto antes para poder prestarles alguna ayuda Mil gracias.

  8. Es increible el hecho se queda en el alma, no debe volver a ocurrir, tenemos que explicarlo somos liberales conservadores y es profundo para nuestra objetividad. 1beso

  9. Es una situacion tremenda, y lo peor es que no es “una”, da igual de donde seamos, y esa pobre madre que motivos tan gordos tendria, ojala no vuelva a pasar nunca mas.

  10. Hola, Mariví:

    Suelo leer tu blog, aunque no dispongo de mucho tiempo para participar. Lo primero, gracias por compartir tus experiencias profesionales, pues son situaciones reales que suceden en primera línea de batalla en la prestación de Servicios Sociales, de mayor o menor envergadura o complejidad técnica, pero que se dan a diario en una gran ciudad como Málaga. En este caso concreto, servicios mínimos que, como bien dices, si vamos dejando pasar, a nivel moral, no sé a dónde vamos a llegar.

    Lo segundo, analizar las causas que pueden llevar a una persona, sea inmigrante o no, eso para lo que quiero exponer es lo de menos, a esa situación y, en esa situación, a actuar de esa forma. La clave, como bien apuntas, está en la percepción de peligro que tiene por demandar asistencia sanitaria, directamente proporcional a la desinformación que sufre. ¿Por qué esa persona interpreta que si no tiene la documentación en regla la van a expulsar? Algo le llevará a pensar eso, ¿no?

    Ahora viene la segunda parte, lo que realmente me ha motivado a escribir y reflexionar sobre algunos de los comentarios insolidarios vertidos en el blog y, en el mejor de los casos, intentar buscar una explicación a la sensación de desasosiego que nos rodea en estos tiempos de crisis. Quizás todo sea cuestión de eso, tan simple y tan complejo, que llamamos valores éticos, morales y creencias, que tan olvidados hemos tenido en el último periodo de bonanza económica (social, menos).

    Tener moral para salir de una situación crítica es difícil, precisamente por eso, porque la gente, en general, está desmoralizada: los modelos sociales de éxito y triunfo que hemos tenido han sido, desde el punto de vista moral, negativos, por lo que la gente ya no sabe a qué atenerse, ya no se cree nada y lo único que pide es “vivir en paz, mantener el trabajo (si lo tiene) y que no me metan en líos, que bastante tengo con lo que tengo, para encima preocuparme por los demás”. Más o menos, “sobrevivir”. Pedir al ciudadano, a la comunidad, ilusión, esfuerzo, luchar y arrimar el hombro cuando está viendo la realidad, los resultados que hemos obtenido, es muy difícil. Para los que sólo somos unos simples curritos, no nos convence realimentar el sistema; para el que se ha enriquecido en estos últimos 10 años y ha vivido a cuerpo de rey, sin dar ni golpe: menos todavía, misión imposible explicarle a esa persona lo que significa el compañerismo, la solidaridad, el apoyo a los colectivos desfavorecidos, etc. Ya digo: imposible.

    La gente tiene miedo: miedo “al otro”, “al que me va puede quitar el trabajo”, al que pueda romper mi jaula de cristal, desestabilizar mi situación de privilegio, comparado con otros que están peor, y, en consecuencia, ve a sus conciudadanos, a los que le rodean, como amenazas en vez de cómo posibles apoyos sociales. Preocupante. Otra cuestión sería ver si una situación de privilegio es trabajar más de 40 horas semanales, para estar siempre asfixiado por los resultados económicos y la hipoteca, todo el día estresado (¡esa es otra!) para, encima, vivir asustados.

    Lamentablemente, creo que lo peor aún está por llegar, pero, lo más sorprendente es que nadie se atreve a decir el alcance de esta situación de crisis global. Ni cómo saldremos de ella, ni mucho menos, cuándo. Lo que se escucha en la calle es que la cosa “está chunga, y peor que se va a poner”. Sin embargo, quienes rigen nuestros destinos no parecen tener vías de comunicación directa con el sentir popular.

    Las verdaderas repercusiones de todo lo anterior aún están por manifestarse con toda su crudeza, pero, el origen, es que nos han quitado la moral. Para una situación de esta magnitud, lo primero que hay que hacer es visionar todo el amplio abanico de posibilidades que se puedan dar, todas las hipótesis factibles, a medio y largo plazo. Desde la mejor (salir en 6 meses y que todo vuelva a la “normalidad”), hasta la peor, que no es por ser apocalíptico, pero todo me sugiere que, por decirlo de una forma suave, va a cambiar mucho el modelo de economía de mercado occidental que ha imperado en el planeta en la segunda mitad del siglo XX y principios de éste. Me parece que la gente todavía no se ha dado mucha cuenta de cómo va a cambiar y hacia dónde nos puede llevar la deriva de nuestro actual (y ya defenestrado) modelo socioeconómico. Ni se lo imaginan… ¿o es que pensábamos que el sistema “países ricos que viven en la opulencia a costa de países pobres” era económica, social o energéticamente sostenible por mucho tiempo?

    En el peor de los casos, lo peor de lo peor, históricamente, ya sabemos con certeza lo que supone: el caos, la guerra, el hambre, la injusticia, el desamparo, la destrucción… En este punto, tendríamos que recomponer rápidamente nuestro sistema de valores: ni existiría cobertura social ni dispondríamos de los derechos mínimos. Tener un plato de comida al día y amanecer al siguiente ya sería un éxito. Como evolutiva, social y antropológicamente siempre ha ocurrido en la historia del ser humano, el que mejor se adapte al nuevo entorno será el que sobreviva: ahí no tendrían ningún valor ni títulos, ni currículos, ni hipotecas, ni euribor, ni medidas socioeconómicas, ni nada de nada. Habría que reajustar y relativizar todo nuestro sistema de valores no sólo sociales, sino, sobre todo, personales, por activación de nuestro propio instinto de supervivencia. A partir de aquí, para no acercarnos a ese escenario tan terrible, habrá que empezar a remar hacia la otra dirección, hacia el otro extremo, de ahí que haya que replantearse cuáles son y van a ser nuestros valores morales básicos. Para ello, nos vamos a tener que olvidar de muchos “lujos y extras” y ser más solidarios, empezando por tratar mejor a los demás, en vez de terminar de machacarlos.

    En ningún caso, podríamos ni deberíamos volver al mencionado modelo de “normalidad” anterior; ya sabemos que no nos vale o que, como mucho, le vale a “los mismos de siempre”. El modelo anterior ya sabemos a dónde nos lleva y, lo que hay que empezar a pensar es cómo aprovechar la inercia del “revolcón” para establecer unos parámetros nuevos para que sepamos verdaderamente qué tiene valor en este mundo, y qué no lo tiene.

    Perdona por la excesiva extensión, pero, ya ves, paradójicamente hoy, Día Internacional del Trabajo, tenía TIEMPO, el activo más escaso de nuestros días (¿Estrés: una posible causa de la crisis?). Si al menos sirve para reajustar los valores de algún insolidario, bueno será. En el próximo capítulo, “Motivos que nos llevaron a esta situación”. En sucesivas entregas, “Primeras Correcciones” y “Atisbos de posibles soluciones: 2012-2018”. Disculpen la licencia, es un guiño: lo que nunca, nunca podemos perder es la ironía y el sentido del humor. Entonces, apaga y vámonos.

    Saludos, enhorabuena y ánimo con tu blog. ¿Qué es eso que me ha parecido leerte de que lo ibas a dejar?? Ni se te ocurra…

    Algunos no sabríamos dónde expresar nuestra opinión. Gracias.

  11. Sin duda es lamentable que los extranjeros lo pasen mal, pero considero mucho más lamentable la situación de muchos españoles que se han quedado sin trabajo o han visto empeorar su situación laboral debido, entre otras cosas, a la avalancha inmigrante. Si los panchitos lo pasan tan mal, que se vayan de una vez.

  12. Buenas noches,MARIVI es usted una persona admirable.Me gustaria tener el privilegio de compartir un pequeño dialogo sobre un tema que desde edad temprana hasta la actualidad llevo en mi interior como sosten de familia.Un hasta siempre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s