Recuerdos


 

Comienza la Semana Santa. Yo, desde muy pequeña he estado muy vinculada de una manera o de otra a esta tradición que es una seña de identidad de nuestra cultura. Y confieso que nunca he sido practicante de la religión en la me metieron mis padres desde el bautizo. No voy a hacer hoy una descripción sobre el proceso que he sufrido hasta hoy a mis 37 años en mis creencias religiosas. Solo creo que cada uno debería tener la posibilidad de elegir la que quiere practicar cuando tenga la conciencia de lo que realmente esta haciendo. Y hay que conocerlas todas para poder elegir y decidir. Pero eso no es lo que hoy quiero escribir.

Quiero escribir sobre los lugares, los olores, lo sabores y las sensaciones que me trasmitieron y me transmiten hoy la Semana Santa. Son unos días en los que todos se echan a la calle para buscar los tronos y disfrutar de las salidas y los encierros. Siempre, desde muy pequeña, me ha gustado hacerlo así, callejeando y buscando el lugar con más encanto para ver pasar los tronos. Durante 10 años estuve saliendo de nazarena en la cofradía en la que me inscribieron al nacer, por tradición familiar, en la Sangre, concretamente en la Virgen de Consolación y Lágrimas. Túnica lila, cíngulo amarillo y primero vela. Más tarde saqué bocina y maza. Eran años en los que con las amigas de la niñez y de la adolescencia vivíamos la procesión desde dentro. Recuerdo el singular nerviosismo cuando los colocaban mejor al entrar en el recorrido oficial. Y recuerdo el cansancio al final del recorrido cuando llegábamos ya a la Plaza Uncibay. Unos años más tarde la emoción al llegar al encierro y correr hacia el trono para que alguno de los portadores de trono te regalara el clavel del trono.

Pero antes, con 7 años, estuve acompañando a mi abuela Carmela, mi Tata, la que me crió porque mi madre estaba trabajando casi siempre, que tenía hecha una promesa y salía de penitente en detrás del Rescate. Estuve saliendo con ella desde los 7 años hasta los 11 y ahí descubrí otra Semana Santa diferente. Recuerdo que me llamaba muchísimo la atención ver a las personas descalzas y con los ojos vendados. Otros portaban una cruz de madera y llevaban los pies encadenados. Le preguntaba a mi abuela y ella me decía que a esas personas el Cristo del Rescate les había concedido algo muy grande, como a ella. Pero nunca me enteraba de por qué realmente hacían ese sacrificio durante horas.

En mi adolescencia, cuando dejé de salir de nazarena. Comencé a tomar contacto con otras cofradías porque salían amigas o porque iba buscando el trono que llevaba algún chico que me gustaba. Y seguí recorriendo las calles con la mochila llena de bocadillos y refrescos que iba repartiendo cada día a mis conocidos que salían en las procesiones. En La Exaltación de Fusionadas salían cada año llevando el trono, Juanma Moreno, que lo sigue haciendo y Juanma Muñoz, que creo que se ha retirado ya. Fran en La Paloma, que es uno de los tronos más grandiosos de la Semana Santa y mi madre y mis hermanas seguían en La Sangre.

Entré de concejala al Ayuntamiento y eso me permitió vivir otra Semana Santa. También seguimos recorriendo las calles porque el Alcalde es un fanático de la Semana Santa, pero desde hace 0 años tengo el gran privilegio de vivir momentos muy especiales que suponen otra visión distinta. Aquí la Semana Santa es una gran fiesta popular en la que las calles se llenan de gentes que viven esta tradición de una manera muy especial. Muchos lo hacen por religiosidad, pero otros muchos lo hacen por tradición y porque es realmente un espectáculo ver como recorren las calles algunos tronos. Y este año seré también madre de nazareno. A Víctor lo hizo mi madre hermano de La Sangre y de Humillación nada más nacer. Ella ya tiene las túnicas preparadas para que el martes y el miércoles Víctor salga de nazareno con su campana. Ahora habrá que ver lo que aguanta en la procesión. Yo estaré en un lado con el resto de las madres, con agua en mano para que haga el recorrido. Y volveré a recordar esos momentos tan especiales que me han acompañado desde niña.

 

Anuncios

7 comentarios sobre “Recuerdos

  1. Que lindo, Mary la verdad que es un epectaculo que yo nunca habia visto en ningun pais, y eso que viaje mucho, cuando yo vi los tronos y esos trajes me emocione se me caian las lagrimas, es que es hermoso y mucha gente del exterior no lo sabe, es una tradicion que ojala nunca se termine.
    Yo pienso igual que tu sobre las religiones, y me gustara que mi hijo elija que es lo que mas le gustara, yo soy cristiana per hay cosas de la iglesia que no comparto, es por eso que estoy contigo en lo que dices, bueno espero que pases felices fiestas un besito

  2. Te deseo que lo pases muy bién, y animo a todos lo malegueños y malagueñas que salgan a la calle y disfruten de esta semana. Un beso.

  3. Marivi, te comprendo, yo soy cofrade de Mena desde pequeño sigo saliendo y mi nieto este es el segundo año que sale.
    Te doy la razon en que hay parte del publico que ve la Semana Santa como un espectaculo, pero el cofrade lo ve de distinta forma.
    Mi pena es que el Jueves Santo dicen las personas “hoy sale la Legion” en vez de decir HOY SALE EL CRISTO DE MENA

    1. Pues sí Jose el Cristo de Mena y la Virgen de la Soledad son, para mí dos de las imagenes mas bonitas de nuestra Semana Santa, y la cara de la Virgen de la Soledad es única. Un fuerte abrazo

  4. ¡Que contarte!
    Año tras años, en aquellos “cacharros” que tenian nuestros padres, desde Barcelona , era toda una aventura llegar a Sevilla, Málaga… No levantaba dos palmos del suelo que recuerdo el “silencio y el paso de la legión
    ” en Málaga,¡Impresionante! Forma aún parte de mi.
    Y que decir de la Semana Santa en Sevilla, de esa “madrugá” cada año, sin faltar uno ( que yo recuerde ) allí estábamos, y como no, tradición que posteriormente, realicé con mis hijas

    Y ahora siempre que tengo lugar allí estoy, un abrazo

  5. Yo vivo estos días de Semana Santa con gran intensidad. Es un conjunto de recuerdos y sensaciones. En mi imaginación me veo como testigo privilegiado de aquellos sucesos que ocurrieron hace casi 20 siglos, pero que tienen hoy plena actualidad. Un fuerte abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s