2


 

 

 

 

Lo siento por quien esperara encontrar hoy aquí algún otro tema de actualidad, pero me prometí a mi misma gritar desde aquí cada vez que una mujer perdiera la vida de la mano de un asesino por la maldita violencia de género. Sucedió la semana pasada en Rociana del Condado (Huelva).  Tenía 35 años, dos menos que yo, y su marido asesino no ha querido que viva más.

Se vuelve a producir una muerte que ya sólo nos deja, aparentemente, varios titulares en la prensa del día y algunas imágenes en la televisión. Al día siguiente, todo sigue igual. Me parece que nuestra sociedad se está acostumbrando a esta brutalidad. Y lo que me parece más duro es que permanezcamos quietos y en silencio ante semejante lacra social que nos sigue azotando permanentemente. Es la segunda mujer que pierde la vida en 2009. Su marido, que se quitó la vida horas después, tenía ya antecendentes de malos tratos.

Hoy he leído un interesante artículo de José Antonio García Andrade, médico forense que trata sobre los crímenes en una sociedad en desarraigo. Este experimentado médico mantiene la tesis de que hay varios hechos que intervienen directamente en el desarrollo de la personalidad del individuo violento y asesino como son el claro vacío que arraiga en las raíces profundas del desarrollo personal en cuanto a  carencia de afectividad, falta de emotividad, nulo o escaso conocimiento de los valores sociales, éticos, familiares y sexuales. Esto lleva a la tristeza y a la melancolía, a la distorsión de los valores propios, a la desconfianza y el recelo. Y todo esto mezclado produce, según García Andrade, los comportamientos violentos y agresivos. Además todo esto se potencia con factores externos como la humillación, el paro y la posible ruptura de la pareja. Y parece que además el desarraigo es también un síndrome más que produce más casos de violencia entre ciudadanos extranjeros.

Lo que tengo claro, no sólo por lo que sale a la luz y que ya no tiene arreglo porque hay una mujer de nuevo sin vida, sino por la gran cantidad de mujeres con las que me encuentro cada día y me confiesan lo que están viviendo, es que esta es una de las epidemias de nuestra sociedad. Además, cada vez son más jóvenes las que sufren en silencio o las que ya no pueden más y lanzan un grito desesperado y valiente.

Y lo que también tengo clarísimo es que, además de las Leyes, hace falta un profundo cambio en nuestro modo de vida y en nuestros hábitos,  para que, al menos los que ahora son niños vayan adquiriendo esos valores de afectividad y emotividad desde pequeños, apartándolos de cualquier signo de violencia dando nosotros mismos que somos su principal referente ejemplo permanente y constante. No encuentro de momento otra solución para acabar definitivamente con esta maldita lacra social.

 

9 comentarios sobre “2

  1. Mariví, estoy de acuerdo contigo porque yo considero que erradicar la pandemia de la violencia de género es el verdadero reto del siglo XXI, mucho más que cualquier otro tipo de avance científico, cultural o tecnológico. Si la humanidad aprendiera a detectar, parar y prevenir esta enfermedad histórica, se produciría un punto de inflexión en su evolución: el fatuo “homo sapiens” pasaría a ser persona, ser humano.
    Es la primera causa de muerte de la mujer en el mundo, pero también es la primera causa generadora de guerras. El niño que crece en el mito de la superioridad del varón frente a la mujer, incorpora a sus más íntimas creencias la de que unos seres son superiores a otros sólo por su sexo. Es fácil extrapolar esta idea a la de superioridad por la raza, por la lengua…
    Creo que el primer paso para afrontar el reto de la erradicación de la violencia de género es aprender a detectarla. Los grandes dictadores siempre introducen sus doctrinas solapadamente, manipulan la comunicación. La violencia de género suele manifestarse en primer lugar cómo agresión verbal en sus formas más encubiertas. Es muy importante conocer sus mecanismos, porque las secuelas psicológicas de los malos tratos psíquicos son igual o más graves que las de los malos tratos físicos.
    Siempre hay alguien que pregunta ¿por qué ella no se va? en vez de preguntar ¿por qué él la agrede? La sociedad suele poner el centro de gravedad de los malos tratos en la víctima, buscando las razones por las que merece o se deja maltratar, y justifica al agresor diciendo que es un enfermo o un borracho.
    Pero, para empezar a erradicar la violencia de género podemos comenzar estando atentas a nuestro lenguaje sexista, a la educación que damos a nuestros hijos, a nuestros roles en la sociedad, a las agresiones verbales solapadas que aguantamos y, sobre todo, a nuestro pensamiento; sí, como cuando sin darnos cuenta nos encontramos sintiendo y actuando como seres humanos de segunda clase.

    Un beso fuerte

  2. En la vida hay cosas que tienen una explicación aunque no sea justificada pero hay otras que ni pueden explicarse ni justificarse en modo alguno y todo aquellos que atenta contra la vida y la dignidad de la persona no es susceptible de explicación ni de justificación.
    Los malos tratos encierra tantas y tantas cosas que provocan en las personas de bien sentimientos tan contradictorios que lo único que queda es seguir luchando por erradicar ese supuesto que ha de ser calificado con una tipología penal análoga con el asesinato.
    En definitiva MATAR en vida (psicológicamente) y MATAR físicamente son dos asesinatos con premeditación, alevosía y ensañamiento.
    Seguiremos luchando porque las personas podamos dar vida a los años y no años a la vida.

    Un beso grande y muchas gracias Mariví.

  3. marivi, e leido tu articulo, y queria hacer un comentario, pero despues de lo que he visto, de las respuestas que estan dando,todas las señoras/señoritas,no puedo mas que astenerme porque todas miden por el mismo rasero al “HOMO SAPIENS”.yo soy un homo sapiens y la verdad es que no soy asi, y me han hecho mucho daño lo que opinan muchas mujeres.
    MUCHOS BESOS PARA TI MARIVI.

  4. Yo también querría decir algo y es que cuando uno ve una noticia de éstas en la tele, nadie se para a pensar en cómo y por qué un hombre toma la decisión de matar a una mujer. La solución fácil es decir “es que son unos bestias”. Y puede que sí, que en algunos casos sea cierto. Pero es posible que haya otros en que no sea así. Tienes el caso del profesor Neira: parece ser que a la mujer a la que él defendió “le iba la marcha” y pinchaba a su novio hasta que éste le arreaba un guantazo o lo que fuese. Quiero decir que las informaciones sobre estos casos no llegan jamás al por qué, sino que se quedan en el “morbo”.

    No quiero decir con eso que todas las demás “algo habrían hecho”. Sólo quiero dejar constancia de lo sesgado de esas informaciones. Huele a consigna del Gobierno (bien del Ministerio de Igual-dá, o del de Asuntos Sociales). Por supuesto, estoy en contra de los maltratos a mujeres. Si no quieres vivir con ella vete, pero no la mates.

  5. No puedo con estas cosas, la violencia de género es mi punto débil, para mi eso no tiene ni perdón ni razón de ser…pero es que en este país sale muy barato agredir a una mujer, violar a alguien y matar….y no es así…si se dejaran de cuentos de reinserción de individuos que vuelven a recaer una y otra vez y los castigaran como se merecen…los que iban a delinquir se lo pensarían…es un tema que está ahí y hay que solucionar…..YAAAA!!!!

  6. Hola Ares!!! Quiero decirte que a lo que a mí respecta lamento mucho que hayas mal interpretado mis comentarios porque no era mi intención ofender tu sensibilidad y ni mucho menos ser sexista al decir que “si la humanidad aprendiera a detectar, parar y prevenir esta enfermedad histórica, se produciría un punto de inflexión en su evolución: el fatuo “homo sapiens” pasaría a ser persona, ser humano”, lo hago de una forma genérica (por definición los seres humanos, hombres y mujeres, constituimos, desde el punto de vista biológico, una sola especie humana: Homo Sapiens (y, también, es el término latino empleado para definir a la especie humana)

    Quizás no haya sido del todo correcto el referirme a la violencia de género como un hecho ejecutado sólo por hombres, ya que también hay muchos que la padecen y lo que es peor aún, en silencio, pero desafortunadamente son las mujeres las que un elevadísimo porcentaje mueren a manos de sus parejas.

    Afortunadamente son muchos los hombres que no tienen ese perfil violento, pero estamos en un foro comentado el nunca justificado asesinato de mujeres a manos de sus parejas y que lamentablemente cada vez se producen más.

    Un saludo,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s