El valor de la valentía


 

 

Comienzan las campañas electorales en Galicia y País Vasco. El 1 de marzo los gallegos y vascos están llamados a las urnas para decidir su futuro. Por las cirscuntancias actuales en las que estamos inmersos debido a la crisis económica, parece que en esta ocasión el resto de los españoles estamos menos pendientes de lo que va a suceder estos días en una buena parte del norte del país. Hoy analizo los sondeos en varios diarios  y casi todos coinciden que la campaña elctoral es este caso va a ser decisiva. En Galicia parece que puede ganar el PP, pero los escaños del PSOE y el BNG superan unidos a los del PP. Siempre me he planteado si este sistema es realmente justo o si vulnera la verdadera voluntad de la ciudadanía. Y la reflexión la hago para todos los casos afecte a quien afecte el posible pacto para formar gobierno.

 En el País Vasco, por un lado me siento profundamente contenta por la decisión del Supremo de que los terroristas no puedan concurrir a las elecciones y por tanto, no tener así el amparo parlamentario. Y por otro lado en este caso conozco personalmente a Antonio Basagoiti, el candidato del PP, que fue compañero mío en Nuevas Generaciones. Y por eso creo que igual no soy demasiado objetiva a la hora de hacer una reflexión serena sobre la situación en el País Vasco. En esta ocasión, por primera vez, los tres cabezas de lista por las tres provincias provienen de Nuevas Generaciones, y son tres personas que han echado los dientes en el partido. A ninguno nadie le ha regalado nada y ha resistido la gran prueba que supone hacer y estar en política desde muy joven en el País Vasco. Antonio, Arancha e Iñaki eran los anfitriones junto a otros compañeros en aquella Escuela Nacional de Nuevas Generaciones que Juanma Moreno, entonces Presidente Nacional de Nuevas Generaciones, decidió hacer en Vitoria. Y tengo grabado en mi mente dos momentos que jamás olvidaré. Uno cuando nos prohibieron durante unas horas salir del hotel en pleno centro de Vitoria, hotel  que llenábamos sólo los miembros de aquella Escuela. Y recuerdo a Iñaki, a Arancha y a Carlos Iturgaiz como sentían algo de verguenza por la situación que ellos vivían a diario pero que llenaba de miedo y temor a muchos jóvenes que llegábamos desde otros lugares de España que no estábamos acostumbrados a esas situaciones. Afuera una manifestación de radicales gritaba en euskera. Mientras la policía rodeaba el hotel y nos prohibía salir. Entonces fue cuando comprendí lo duro y lo difícil que es en el País Vasco dedicarte a la noble tarea de la actividad política.

Y el otro momento fue cuando nos llevaron en varios autocares a un precioso lugar en las afueras de Vitoria a una comida en el campo que habían preparado nuestros compañeros de Nuevas Generaciones de Vitoria. Cuando mejor nos lo estábamos pasando una llamada a uno de los responsables de nuestra seguridad acabó con aquella pequeña fiesta. Nos indicaron que teníamos que volver ya al hotel por motivos de seguridad. Como no sabíamos bien que estaba pasando, el camino hasta el hotel se nos hizo interminable  porque de repente aparecieron demasiados coches de la policía vasca que nos escoltaban hasta el hotel. Intentamos seguir aquella fiesta en el hotel, pero ya no fue lo mismo. Ramón Moreno, Iñaki Ortega, Borja Sempre, Arancha Quiroga, Antonio Basagoiti y Carlos Iturgaiz me enseñaron que  para participar en política te deben mover otros valores mucho más fuertes que el estar por estar o tener un cargo o dos o cuatro. Por eso y desde aquí le mando todas mis fuerzas, aunque ellos tienen muchas, para que sigan mucho tiempo más en la política y les deseo toda la suerte del mundo para estas elecciones. Y que estos valores que impregnan su entrega a los demás los sigan cultivando para seguir siendo referentes de muchos otros que como yo, desde el sur, nos dedicamos a la política. En su caso, además el valor de la valentía.

3 comentarios sobre “El valor de la valentía

  1. Saludos Marivi, entiendo que extiendes el valor de la valentia a todos aquellos que se presentan en las listas en el Pais Vasco, aunque solo nombres a tus compañeros. Son muchas personas las que viven con miedo cuando debían ser capaces de poder vivir con la cabeza muy alta por dedicarse a la politica desde cualquier asociacion o partido de los que respetan el valor de la vida y la libertad. Pero me consta que desafortunadamente, una inmensa minoria coarta lo que la Carta Magna nos otorga a todos los ciudadanos, el derecho de pensamiento y la libertad, a una inmensa mayoria de persona, vascos o no que viven alli.

  2. Soy gallega y estoy inquieta por el resultado de las próximas elecciones en Galicia, tengo que decir que creo que se debería reformar la Ley Electoral y que gobernase la lista más votada, creo que los pactos entre partidos son admisibles previa consulta a los ciudadanos, pues a muchos ciudadanos no les gusta que el partido al que han votado pacte con otro que impone unos principios, ideales distintos y en ocasiones totalmente contrarios a los del partido al que confio su voto.
    Un abrazo
    .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s