La esencia de la felicidad


 

 

  

Ayer fue uno de los días más felices que recuerdo en los últimos tiempos. Algo parecido a aquel 7 de junio de 2006 cuando me incorporé para ver salir dentro de mí a mi hijo y me lo pusieron sobre mi pecho por primera vez. Yo creo que ese momento es incomparable con cualquier otro. Cuando tuve a mi hijo en mis brazos por primera vez, que ya en ese momento me miraba con unos ojos tan abiertos que parecía que se le salían de su pequeña carita, mi vida cambió de repente para ser aún mejor. En ese mismo instante la importante dejé de ser yo y esa persona ha pasado a ser el centro de mi vida y de mi universo.

Víctor que tiene ahora 2 años y 8 meses habla bastante poco. Bueno, más bien balbucea y habla en un lenguaje sólo entendible por él y a veces por mí. Es bastante expresivo y consigue todo lo que quiere con sus gestos y sus caras. Yo, que he empezado a preocuparme por el asunto, he acudido al pediatra y a la psicóloga de la guardería y ambos me han dicho que no me preocupe aún porque pronto arrancará y no habrá quien lo calle. Hacemos unos ejercicios juntos de fonoarticulación para que practique determinados sonidos. Todo esto lo cuento porque ayer no me esperaba lo que sucedió. Yo llevo diciéndole a mi hijo “te quiero” desde antes de que naciera y mientras ha ido creciendo se lo he ido diciendo cada vez con más frecuencia porque es lo que siento. Desde hace unos cuatro meses yo le preguntaba que cuanto me quería y me respondía: “tre”.

Pues bien, ayer cuando llegue a casa y vino corriendo por el pasillo para abrazarme y engancharse a mi cuello, lo besé y él me miro fijamente y me dijo dos palabras que me parecieron la expresión más maravillosa del mundo. Cuando me estampó de pronto “te chero”, instantáneamente dos lágrimas escaparon de mis ojos. Después muchas más. En aquel momento se paralizó el mundo para mí. Fue como si, de repente, sólo existiéramos él y yo. Se me olvidaron las tensiones del día y de la semana, los problemas con los que cada día llego a casa. Y una sensación de extrema serenidad y de inmensa felicidad recorrió todo mi cuerpo. Yo espero que me lo diga muchas más veces porque la inmensa serenidad y felicidad que siento se ha traducido hoy en más energía, más fuerza y más ganas de vivir, creo que de estar y sentirme viva para que me lo diga cada día más.

 

25 comentarios sobre “La esencia de la felicidad

  1. Eso es precioso Mariví, creo que es la sensación más bonita del mundo.Cómo os envidiamos Jesús y yo.Ojalá algún día podamos adoptar y sentir eso.Y pensar que hay personas que nos niegan ese derecho por ser “distintos”.Me alegro por tí.

    1. Hola Julio! Gracias por participar en este epacio y compartor conmigo estos sentimientos que son incomparables a cualquier otro. Me parece tremendamente injusto que no tengas la posibilidad de adoptar. Yo en el año 2001 llevé una moción al Pleno del Ayuntamiento para solicitar el matrimonio entre personas del mismo sexo y también la adopción. es un sin sentido que no esté permitido en nuestro país. Conozco muy de cerca la verdadera realidad que es que hay ya personas solteras que optan a la adopción y que realmente conviven en pareja. Además, ¿ quien es capaz de medir el amor que una persona, sea hetero u homosexual, puede darle a un niño o a una niña? Y otra cuestióm, ¿ cuantos niños y niñas hay en este momento en nuestro país en centros de acogida o en centros de menores que se les está privando de la posibilidad de recibir amor en un hogar? Conozco a varios niños y niñas de que conviven con parejas del mismo sexo y son igual de felices que los que conviven y son educados por parejas heterosexuales. Ojalá Julio quede poco tiempo para que podáis desarrollar este derecho a ser padres. Creeme que es lo más bonito del mundo y no tiene comparación con ninguna otra cosa.

  2. Que bonito!!! Tienes toda la razón, no hay nada comparable. Mi hijo Héctor, que ahora tiene 9 años, también se retraso un poco en el habla, ahora mismo el problema es que se calle, cosa que solo consigue en cuanto duerme, ya no me dice que me quiere, pero aún así es… lo mejor del mundo. Mi hija Irene, con un añito, lo dice todo sin hablar, la alegría de vivir que tiene la contagía mirándonos y riéndose y agitándose. Me alegro mucho de tu felicidad.

    1. Gracias Juan por compartir conmigo tus sentimientos que son muy parecidos a los mios. Me consuela saber que tu hijo tardó en hablar. A veces me atormento con este tema demasiado. Y de acuerdo contigo con ese contagio de alegría de vivir y ese punto de vista tan sencilo que te dan los niños. Besos y enhorabuena

  3. siempre pensé que las cosas mas bonitas y el estado de felicidad plena no cuesta dinero,hay que pensar que las palabras a veces hieren pero otras es un bálsamo para el alma y mas si proceden de la inocencia de un niño y no de un niño cualquiera sino te tu hijo.no nos damos cuenta que la mujer mas grande no es la que se acuesta contigo sino la que te ha parió.

    1. Hola Javier! en primer lugar gracias por todo lo que me envías. Aunque no te lo creas casi no tengo tidmpo para hacerle fotos a Victor. Cuando te pasan cosas como lo que me pasó ayer por la noche, te das cuenta de lo que realmente importa de verdad. Y si, ahora puedo decirte que el amor incondicional de una madre es inigualable a cualquier otro. Besos u gracias por tus palabras, son muy bonitas.

  4. Marivi creo que eso es lo mas hermoso que te pueden decir en la vida, yo no lo se la verdad, porque no he sido madre, pero todas las que sois madres deciis lo mismo, disfruta de tu hijo que es lo que te va a quedar despues y lo que recordarás, los niños lo sienten todo…un besito muy fuerte y sigue siendo tan especial.

  5. Genial!! Disfruta todo lo que puedas con tu niño, ya que el tiempo pasa volando.
    yo tengo un nene de casi 6 años y una nena que acaba de cumplir 3 y por el trabajo, muchas veces me he perdido momentos excepcionales como las primeras palabras, los primeros pasos , etc…

  6. Enhorabuena por esas dos palabras que no se te olvidarán nunca, …o me equivoco?

    Con respecto al retraso en echar a hablar, tranquila, disfruta el momento, jejeje. Ya te acordarás con “nostalgia” de esta época.

    Saludos.

  7. Ve grabando en tu corazón cada una de esas cosas que estas experimentando con tu hijo,tan inolvidables y entrañables; Recuerdalas en los momentos dificiles (que llegaran) aunque pasen los años y verás como la suma de todos esos buenos ratos te hacen reaccionar de otra forma y haces de él una parte de ti.Es como´el cordón umbilical que nunca se rompe. Te deseo que tengas muchos momentos que poder guardar.Besitos

  8. Es cierto, no hay cosa comparable, sin duda, es lo mejor que me ha pasado.
    Tengo tres, de siete, de seis y de tres; son diferentes, en todos los sentidos. Están todo el día peleándose, uno le coge los juguetes al otro, cuando quieren ver una peli, nunca están de acuerdo, la niña todo el día, según ellos, no para de molestarles,,,o sea, mi casa es una locura.
    Desde que nació el primero, nuestras vidas cambiaron -y de que modo-, ha sido y es duro, aún nos preguntamos si realmente estamos preparado para todo esto. De alguna manera, hemos renunciado a todo lo que éramos y hacíamos, para adaptarnos a ellos, nuestras vidas han sido retocadas y orientadas hacia las suyas
    Cada etapa es diferente y se vive de forma muy distinta, si haber sido un joven muy “juerguista”, he tenido momentos de mucha alegría y diversión, pero ninguno son comparables con esos “ratitos” tan buenos que me están dando MIS NIÑOS.
    Por cierto, este sábado es el día de los enamorados y no tenemos con quien dejar a mis tres “granujillas”, si alguien tiene la suficiente energía y paciencia…ya sabe, jajajajajajaja.
    Para acabar y con el permiso de todos, le mando un BESO MUY GRANDE a mi niño Sergio, a mi niño Álvaro y a mi niña Paula, aahh, y a la señora de la casa.

  9. Hola Mariví! Me ha conmovido tu relato por tí y por mí. Qué duro es ser madre, verdad? pero todo se ve compensado cuando nuestros hijos nos dicen esas palabras mágicas ” te chero pucho” que es lo que dice Gonzalo con 22 meses. No te preocupes por Víctor, cada niño tiene su ritmo de maduración en cada cosa. Los mios han tenido procesos distintos en todo, uno andó con 11 meses el otro a los 16 y, para que te hagas una idea, el pequeño por ejemplo pinta mejor que el mayor y se sabe más números, siendo el mayor superinteligente es incapaz de prestar atención… En fin, que no hemos hecho más que empezar, así que ánimo. Muchos besos.

  10. Hola! no he podido evitar derramar unas làgrimas… mi hija que tiene ahora 10 meses para mi es el universo de mi vida… el día que nacio tan linda tan guapa tan perfecta con esos ojos Díos mios! me dije esta es mi niña tan guapa? y me puese a llorar, 9 meses esperando ver su carita y por fin la tenia en mis brazos y ahora todos los días a cualquier hora lo primero que le digo te quiero y luego otro y así desde que nacio y el día que me diga lo mismo lloraré de nuevo que emocionante!! si ahora solo dice tata tato y le hago una fiesta imagino cuando me diga te quiero! no te preocupes verás que pronto no parara de hablar .Besos

  11. Qué lindo!!!
    Mi sobrino tampoco habla aún y tiene la misma edad que tu hijo. Sin embargo, el médico tampoco le da importancia, así que espero que se arranque pronto porque toda la familia tenemos muchas ganas de oirle… Ahora sólo grita y hace extraños sonidos que sólo entende su madre…
    Muchas felicidades, guapa! Y esto es sólo el principio…

  12. Me vais a disculpar por llevar la contraria pero no es “Te quiero” lo más bonito que te puede decir un niño, el mio me dijo anteayer: “Voy a estar comtigo siempre”. Jeje, despues de eso ya puede uno morirse tranquilo.

  13. Sin palabras… Me he quedado sin palabras.
    No dejes que nada ni nadie te impida ver crecer día a día a tu hijo. Que lo que no vivas ahora que es pequeño, no lo vivirás después. Tus amigos nos alegramos de verte feliz y a la vez somos felices por ver crecer a Víctor poco a poco a través de los relatos de su madre. Un abrazo, Kiko.

  14. Hola Mariví, me ha encantado tu artículo. Desde luego, es lo más hermoso de la vida. La felicidad se construye de éstos pequeños momentos, q son los q dan sentido a la vida y te dan fuerza para seguir para adelante. Enhorabuena y disfrutad de esa complicidad, de ese vínculo tan especial q teneís. Un beso

  15. Hola Mariví, me ha encantado tu artículo. Desde luego, es lo más hermoso de la vida. La felicidad se forma de éstos pequeños momentos que son los que dan sentido a nuestra vida y nos hacen seguir para adelante. Enhorabuena y disfruta al máximo de tu hijo y de esa complicidad, ese vínculo tan fuerte, que os une. Un beso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s