La ilusión y los Reyes Magos


 

 

 

Ayer me llamó Juan Navarro del periódico Malaga Hoy para preguntarme cual había sido el regalo que me había hecho más ilusión que me trajeran los Reyes Magos. La información era para un reportaje que sacarán hoy o mañana. La verdad es que dudé un poco. Por un lado tengo la sensación de que el que más ilusión me ha hecho ha sido hace dos años cuando algunos se pusieron de acuerdo para que mi hijo, que entonces tenía 6 meses, me hiciera un regalo. Me regaló un reloj. Eso jamás lo olvidaré. Era , supuestamente, en primer regalo que Victor encargaba a los Reyes para mi. Pero ayer al llamarme el periodista estuve después recordando momentos de cuando la ilusión le podía a mi razón y a mi situación. Recuerdo que mi primera carta la hice con 5 años. Y fue con 6 cuando me trajeron la primera Nancy. Era la ilusión de mi vida. La Nancy castaña de pelo largo con varios trajes para cambiarla. Yo tenía el referente de mi tía Carmita, la hermana más pequeña de mi padre, con la que me llevo 5 años, y ella tenía todas las Nancys. Ese día jamás lo olvidaré. Como tampoco olvidaré cuando los Reyes me trajeron la primera caja de rotuladores Carioca de 36 colores. Entonces ya había nacido mi hermana Carmen. Dos años después nos trajeron para las dos la cocinita Rico que era entonces el último grito en cocinas. Recuerdo que se encendía en horno, funcionaba la batidora y salía agua por el grifo. Era demasiado real. Aquella cocinita nos duró varios años, por eso la recuerdo perfectamente. Más tarde, la muñeca Rosaura, que era casi de tamaño natural y admitía varios looks, porque sus colas eran extensibles. Y los barriguitas, también de todas las razas con su tiovivo.

Recuerdo perfectamente todos esos momentos y como mi hermana y yo preparábamos los platos de turrón y el agua para los camellos que dejabamos en la puerta del piso para que cuando llegaran los Reyes tomaran algo. También tengo grabado el momento en el que me dijeron que los Reyes no existían. Me lo dijeron en el cole. Entonces ese año estuve muy pendiente. Realmente pensaba que me habían engañado y no quería darme cuenta de que era mi madre la que, cuando nos acostábamos la noche del día 5, sacaba los regalos y los colocaba en el salón. Tardé 11 años en enterarme y jamás olvidaré la ilusión que durante esos años viví.

Ahora me toca mantener esa ilusión o aumentarla si puedo con mi hijo. Esta tarde lo llevaré a la Cabalgata. Aún es muy pequeño pero cuando le he preguntado que quiere que le traigan los Reyes, me ha dicho ( y casi no habla aun) que quiere un Kunfu Panda y un Cars. Los tendrá mañana junto al arbol. Y esta tarde intentaré que disfrute de lo bonito de la Cabalgata. En 1998 tuve el inmenso honor de reencarnar a Baltasar en la Cabalgata de Málaga. Jamás olvidaré los ojos de miles de niños cargados de ilusión. Jamás olvidaré lo que escribieron en miles de cartas, que aún conservo, que me tiraban a la carroza cuando pasábamos. Jamás olvidaré la cara de los niños que estaban ingresados en el Materno Infantil cuando llegué con los pajes. Y guardaré siempre las casi 100 botitas que los bebés me tiraban al vernos pasar por las callles de Málaga.

Anuncios

3 comentarios sobre “La ilusión y los Reyes Magos

  1. jejeje, a mi me pasó lo mismo cuando “empezé a creerme” que los reyes no existía. Pero lo mio fué peor…con 13 años ya, tuve que bajar al garaje para comprobar si lo que llevaban mis padres en el coche y que tanto ruido hacía eran los regalos… Madre mía…

  2. Pues yo recuerdo que habia unos muñecos gemelos que nos pusieron a una de mis hermanas y a mi y a los que mi madre les hacia los trajecitos para vestirlos iguales. Ese año se nos ocurrió atarnos las manos por la noche con un cordel para no dormirnos y descubrir a los Reyes Magos entrando por la ventana y dejando los juguetes; evidentemente nos dormimos y no pudimos ver a sus altezas (jajajajaja). Tambien recuerdo las Nancys yo tenia una negra, era la que más me gustaba.
    Un saludo y felices reyes.

  3. Pues yo en estas fechas me gusta sacar la niña que llevo dentro y que no dejaré de ser jamás para creer y seguir creyendo en la magia…porque, a veces es bueno ver al mundo con ojos de niño….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s