Coincidencias


 

 muelle

 

Hoy durante el Pleno del Distrito he recibido varias llamadas que no he podido contestar por respeto a los vecinos. Me inquietó ver la varias llamadas de la niña de los polos de limón. Me inquietó por su insistencia. Yo ayer estuve hablando con ella y me dijo que ya estaba preparada para la tercera sesión. Y yo quedé en llegarme a verla en estos dias. Al terminar el Pleno, bastante tarde por cierto, la llamé por si había pasado algo. Y cual ha sido mi sorpresa cuando cogió rápido la llamada y me dijo que me llamaba para saber como me encontraba. Me he quedado helada, lo digo de corazón. Me dice que esta tarde me ha estado llamando porque quería oir mi voz y saber si estaba bien. Parece como si hubiese estabdo a mi lado todo el día y supiera que este día no ha sido fácil. Ha sido de pocos días en los que a las tres de la tarde ya estaba desando que dieran las doce de la noche.

Demasiados sobresaltos, varios actos públicos, dos ruedas de prensa, varias reuniones internas para intentar solucionar problemas de vecinos que están desesperados, y con motivo, porque no hemos cumplido a tiempo. Y para terminar, el Pleno del Distrito en el que cientos de vecinos exponen sus inquietudes y solicitan actuación inmediata a sus problemas. Bueno todo esto es mi responsabilidad y no me puedo quejar porque me encanta lo que hago, pero hay dias que se acumulan demasiados temas a la vez y bueno, si además te llevas alguna decepción con alguien cercano, pues entonces se tuerce el día. Lo que me ha dejado de piedra es que la niña del polo de limón parecía que lo presentía y me llamaba esta vez para saber como me encontraba yo. Y le he dicho la verdad. Ya al borde de las 11 de la noche, con un agotamiento importante, le he dicho que no ha sido uno de los mejores días para mí. Claro que en todo este tiempo he procurado siempre no trasmitirle ningún tipo de sensación negativa, porque a ella sólo le hacen falta energías positivas. Y ella esta noche me ha animado a mí. Increible pero cierto. Me preguntó por  mi padre y le dije que la cosa esté regular. Entonces me hizo la pregunta clave. Me preguntó si él estaba sufriendo para vivir o sufriendo para morir. Y quedé sin palabras. Mañana voy a ir a darle un beso gigante.

Anuncios

5 comentarios sobre “Coincidencias

  1. Ayúdame a mí también para conservar mí puesto de trabajo. No quiero engrosar las listas del paro, te lo ruego Mariví. Vaya Navidades que me esperan. Un beso para tí, para tu padre, y para tu hijo Victor.

  2. Me gusta estudiar los perfiles de las personas,para llegar a conocerlas,ya sea mediante el diálogo,o simplemente en un blog,algún día espero conocerte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s