María rompió su silencio


 

Merece la pena leer este artículo

http://www.laopiniondemalaga.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2008112700_5_220493__Opinion-Maria-rompio-silencio

Merece la pena


 

 

2911central-park-in-autumn-posters1

 

Va terminando Noviembre. Este es un mes que casi nunca me ha llamado la atención, pero tengo que decir que este año ha estado cargado de acontecimientos que jamás olvidaré, por lo que parece que ahora le tengo un poco de más cariño a este mes del año que va llegando a su fin. Es cierto que cada año, cada mes, cada semana  que pasa, en esta vida tan agitada que llevo, siempre suceden acontecimientos que hacen que se señalen en mi mente y en mi corazón. Nunca podré olvidar el mes de agosto por el sufrimiento, como tampoco podré olvidar el mes de abril y el de noviembre por todos los momentos que me han hecho disfrutar. Soy de las que pienso que hay que vivir cada dia como el último que vas a vivir y por eso para ser feliz no necesito mucho. Una sonrisa, un abrazo de mi hijo, ver como una persona hace algo por otra, o ver como mi madre se tira al suelo para jugar a los animales con Victor, eso es lo que realmente me hace feliz. No necesito más.

Muchas veces pienso que vivo demasiado deprisa. Y me doy cuenta cuando de pronto algo o alguien me hace pensar en que las cosas van sucediendo y hay que analizarlas. Entonces me detengo mi hago un pequeño repaso sobre los errores y aciertos cometidos. Entonces es cuando pienso que debería vivir un poco más despacio. Y esto me lleva a planearme nuevos objetivos y nuevas metas personales. Y es cuando caigo en la cuenta de que me apasiona lo que hago. Es absorvente y duro a veces, pero es tan gratificante para mí, que pienso que merece la pena seguir luchando para cambiar lo que creo que es injusto. Creo que ya lo he dicho, pero si no lo he hecho, decir que hace algunos años tomé la decisión de no torturarme demasiado. Soy muy pasional y demasiado sensible, tanto que a veces sufro innecesariamente con cosas que aparentemente no tienen importancia. Por eso, y desde que nació mi hijo, mis prioridades han cambiado tanto que disfruto mucho más de la vida y procuro sufrir menos.

El año que termina ha tenido demasiado sobresaltos, también cambios en mi vida que me han hecho valorarla de otra manera. Algunos reencuentros inesperados, algunos desengaños también. La vida es eso. Cuando menos te lo esperas y menos planeas las cosas, mas disfrutas. Cuando más estas disfrutando, de repente, aparece algo que te perturba. Lo ideal es encontrar el equilibrio perfecto que te permita vivir, disfrutar y sufrir lo menos posible. Yo estoy camino de conseguirlo y cada día intento poner de mi parte para no desviarme demasiado. Hasta aquí me reflexión de hoy. Necesita hacerla.

Santa Rosa de Lima (II)


Bueno pues al comprobar que el post que escribí sobre el encuentro de antiguos alumnos de Santa Rosa de Lima ha tenido tanto éxito y dada las ganas que percibo de que se organize algo más duradero en el tiempo, lanzo desde aquí la idea de la creación de la asociación de antiguos alumnos. Para ello necesito que me envieis a mi correo electrónico (mariviromeroperez@gmail.com) vuestros datos para ponernos en contacto. También voy a crear un grupo en Facebook para invitaros a participar y ver así la posibilidad de crear la asociación. Yo me ofrezco para iniciar los trámites de creación solamente. Nos reunimos, si os parece bien, y allí decidimos quién se hace cargo de organizarlo todo porque yo carezco del tiempo suficiente para ello.

Sorprendida y animada


 

 

 

 

 

 

Voy a seguir hoy con el asunto, y todos los días que pueda. Esta lacra que sufre nuestra sociedad hay que exterminarla. Y yo desde mi humilde aportación cada día hago al menos una acción para erradicarla. Me refiero a los comportamientos violentos, especialmente contra las mujeres. No podremos vivir en igualdad hasta que se erradique este grave problema que padecemos las mujeres. Ayer colgué un video que encontré en You Tube. Muchas veces las imágenes dicen más que las palabras. Hoy me encontré comentarios diferentes. Algunos proponiendo nuevas acciones, otros preguntando qué podemos hacer y otros describiendo el video como demasiado duro.  La verdad es que desde que tengo uso de razón detesto los comportamientos violentos. He tenido la desgracia de vivirlos en mi casa, en el interior de lo que pretendíamos que fuese un hogar. Después, cosas del destino, en 1998 me dan la posibilidad de trabajar para apoyar a las mujeres que sufren malos tratos e intentar erradicarlos. Un privilegio, después de haberlo vivido. Sin nungún tipo de duda, una actúa de otra manera cuando lo ha sufrido en sus carnes.

Ayer me sorprendió gratamente la multitudinaria respuesta de los malagueños y malagueñas a la manifestación que cada año convoca la Plataforma de Mujeres Maltratadas de  Málaga. Casi 3.000 personas recorrimos las calles del centro histórico. Este año los representantes institucionales estábamos en minoría frente a los miles de malagueños que se unieron a la movilización. Ya era hora, porque recuerdo que algunos años hemos estado muchos responsables institucionales, políticos y asociativos junto a unos pocos ciudadanos. Y me gustó ver anoche a tantas personas jóvenes. Ahora el nuevo perfil de maltratador es mucho más joven. Y han aumentado muchísimos las acciones que desde el ámbito educativo estamos desarrollando desde las instituciones para educar en igualdad y para la no violencia. Ahora en las aulas ya se trabaja para la resolución de conflictos de manera pacífica. Los niños y los jóvenes tienen instrumentos muy útiles para que cuando se vean ante una situación violenta puedan actuar de una manera sensata. Pero nuestros enemigos se encuentran con ellos en la más estricta intimidad de los videojuegos o de las modas asquerosamente violentas que algunos locos graban y circulan por la red.

Ya existen videojuegos para niños mayores de 8 años en los que el único objetivo es matar, matar y matar. Catanas, metralletas, pistolas, bombas y machetes, esposas y cadenas, además de patadas, puñetazos y golpes, son las maravillosas opciones que te dan a escoger para crear tu personaje. Terrible y lamentable a la vez que desalentador para quienes desde otros ámbitos intentamos educar para la paz y la igualdad. Por eso el papel de los padres es muy importante también y no deben dejar que sus niños “juegen” de esta manera porque no es un juego, porque están permitiendo que una persona demasiado joven desarrolle comportamientos violentos.

Por todo eso, cada día tenemos, debemos y podemos hacer algo cada uno de nosotros para erradicar esta lacra. Con los más jóvenes y con los adultos. Desde no admitir la violencia en el lenguaje, proponerle a un amigo algún consejo para que se reconcilie con otro con el que está disgustado o sonreir mucho más de lo que lo hacemos. Y quiero terminar diciendo que me animó mucho ver a muchas personas jóvenes ayer en la manifestación. Creo que algo está empezando a cambiar.

BASTA YA!


Vidas a la interperie


 

 

Me gustaría que viéseis este vídeo que el Diario Sur de Málaga ha elaborado y ha colgado  en su web fruto de un reportaje que la semana pasada hicieron con la Unidad de Calle de Personas Sin Hogar que tenemos en Málaga. Quiero dar desde aquí las gracias a los profesionales que cada noche salen a recorrer las calles de Málaga con la furgoneta cargada de mantas, de café, de leche y algo de comida. Ellos son los que verdaderamente hacen posible que muchas de estas personas vengan al Centro de Acogida Municiopal y podamos así ofrecerles un techo e intentar ayudarles para dar una salida a sus vidas. Con ellos he hecho el recorrido muchas noches y es impresionante la vocación y la sensibilidad que tienen.  Gracias a Rosa, la Directora del Centro de Acogida, que es un tesoro de persona y una de las mejores profesionales que yo he conocido. Os dejo este vídeo que recoje muy bien esas noches por las calles de Málaga.

http://servicios.diariosur.es/reportajes/vidas-a-la-intemperie/

Un corredor de fondo


 

elias1 

Me cuesta mucho trabajo expresar aquí como me siento desde el sábado, que elegimos nuevo presidente del PP en Málaga a mi amigo y compañero Elías Bendodo. Precisamente por eso, porque es mi amigo, uno de mis amigos, de los pocos que tengo. Con él he compartido los últimos 15 años de mi vida. Hemos trabajado juntos primero en Nuevas Generaciones, después en el Partido y en el Ayuntamiento. Estoy satisfecha, contenta, muy muy orgullosa de que Elías ahora vaya a dirigir los nuevos destinos del PP en la provincia. Y sé que lo va a hacer bien. Intentaré en la medida de mis posibilidades ayudarle con todas mis fuerzas para que seamos capaces de verdad de cambiar para mejor todo aquello que creemos que no va bien. Desde hoy retomo con más ilusión  la vida orgánica en el partido, que nunca he abandonado porque entiendo que ese trabajo es muy importante.

De Elías ya he comentado algo en este sitio. Ahora sólo puedo decir que el sábado y ayer comprobé que la política está también cargada de sentimientos. Y en los dos días que ha durado el congreso en cinco ocasiones he tenido que salir del plenario porque no podía contener las lágrimas de emoción. Son muchos años de trabajo duro y constante. Y desde que alquilábamos esa furgoneta con la que recorrimos España entera para conseguir que Juanma Moreno fuese Presidente Nacional de Nuevas Generaciones, han pasado muchos años ya, pero es para mí un inmenso orgullo comprobar como todos y cada uno de los que emprendimos aquella maravillosa aventura seguimos siendo los mismos, y no hemos cambiado, ni para bien ni para mal. Han sido miles de horas juntos recorriendo todos los rincones de la provincia. Muchos consejos también los que he recibido y recibo de Elías. Sobre todo para que me contenga. Soy a veces demasiado pasional e impulsiva. Eso en la actividad política tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Y lo que más me gusta es que seguimos conservando ese espíritu de rebeldía que nos empuja para seguir luchando para conseguir una sociedad más justa. Ahora Elías emprende una nueva etapa en la que va a tener muchos momentos ingratos, pero él sabe que merece la pena y que cuando uno va sembrando poco a poco, recoge los frutos, que para nosotros no son otros que el progreso y el avance de la provincia de Málaga.

A mí me tendrá, como en los matrimonios,  para lo bueno y para lo malo. Sobre todo para lo malo. Lo bueno que lo disfruten otros. Elías sabe que esto es una carrera de fondo y también sabe que para lo bueno estará siempre rodeado y tendrá con quien celebrar. Para lo malo nunca estará sólo tampoco. Al menos estaré yo.

El Alemán


 

 

Cuando lo conocí rápidamente me dí cuenta, al hablar con el diez minutos, que era una buena persona. Lo es y lo será siempre. Con eso se nace. A lo largo de estos años he ido haciéndome cada vez más amiga de él. Recuerdo que alguien importante para mí en mi vida profesional me dijo un día que nunca podría encontrar un amigo en un periodista. Y no llevaba razón. Sobre todo cuando se sabe diferenciar perfectamente los dos ámbitos, el de la amistad y el profesional. Durante algún tiempo, por motivos personales y por mi embarazo y posterior nacimiento de mi hijo, tuve que reducir mi vida social, sobre todo el quedar con amigos y amigas. Pues él fue practicamente el único que de vez en cuando me llamaba o me escribía un sms para saber cómo me encontraba y cómo llevaba el embarazo. Y recuerdo que me decía que podíamos quedar temprano para tomar un café y no siempre para salir de copas. Tiene defectos y virtudes como tenemos todos, pero tiene una gran virtud para mí que es el alto y profundo concepto que tiene de la amistad. Te da sin esperar nada a cambio. Te llama o te escribe sólo para saber cómo estás y para que sepas que ahí está él. Y te recuerda siempre que su entrega es auténtica y pura. Serio y responsable en su trabajo, es ya un gran profesional a pesar de su insultante juventud. En diciembre cumplirá 30 años. Y cada vez que puede me recuerda algo que comparto y es que las relaciones de amistad, de amor, con la familia, hay que regarlas todos los días un poquito.

Ya desde hace tiempo me dí cuenta de que realmente tenía pocos amigos de verdad. Muy pocos en los que poder confiar algunos de  tus secretos, tus miedos y tus ilusiones. El se encuentra entre ellos. Esta semana, a pesar de que él ya el sábado me comentó que le habían elegido desde el Patronato de Turismo de la Costa del Sol para formar parte de un Comité de Expertos para elaborar el Plan Estratégico de Turismo para los próximos años, cuando el martes salió la noticia y lo ví en la foto con todo ese comité, me sentí muy orgullosa de él. Se lo merece, como se merece ser lo más feliz que pueda. Y lo digo en todos los aspectos de su vida, no sólo en el profesional. Yo espero estar cerca de él para disfrutar de su felicidad. Hace unos meses me dió la posibilidad de conocer a su familia. Y entonces entendí muchas cosas sobre su forma de ser. Sencillo, humilde, muy sensible, inquieto, honesto y rebelde en ocasiones, comparto con él la inquietud y el espíritu de luchar para cambiar aquello que pensamos que no es justo. Y detestamos a las personas que actúan con maldad o con dobles o triples intenciones.

Hemos pasado juntos buenos y muy malos momentos también y siempre ha mantenido el equilibrio, sobre todo en los malos momentos. Todo eso ha hecho que estemos más unidos cada día. Tengo pocos amigos pero él, el Alemán,  es uno de ellos y estoy segura que esta amistad es de las de verdad, de las que duran toda una vida. Yo lo intentaré.

Steve Jobs


 

 

 

 

Luchar por su felicidad


soldado1

Hoy,  20 de Noviembre se celebra en todo el mundo el Día Internacional de los Derecho del Niño y de la Niña. Frente a decenas de miles que son felices, hay millones que no lo son. Dejo aquí el testimonio de varios niños y niñas soldados que aún luchan por intentar ser personas. Sin palabras.

EMILIE

Emilie, que fue reclutada a la fuerza por la AFDL cuando tenía 11 años, describió lo que pasó cuando se negó a las pretensiones de un jefe militar: «Algunos comandantes tenían ciertos principios morales, pero otros sólo querían acostarse con quien fuera. O aceptabas o te negabas, con todas las consecuencias que esto podía acarrearte.

»Frecuentemente, los comandantes ya tenían otra concubina, lo que también provocaba problemas con la otra mujer. Si te negabas, estabas poniendo en duda su autoridad, lo estabas desafiando, y esto te causaría problemas. Muchas veces me azotaron en la espalda por decir no a un comandante. Me mandaba azotar».

 

EDOUARD

Edouard, que ahora tiene 12 años, ha estado combatiendo los últimos cinco años y sigue en las filas de la RCD-ML.
Los mayi mayi lo reclutaron a la fuerza a la edad de siete años en Mambasa, y se lo llevaron a Beni. Tuvo miedo de que lo capturasen y lo mataran, como a otros civiles de Manbasa, y huyó. Desgraciadamente, tras la huida se encontró con un comandante de la RCD-ML y fue llevado al campamento de instrucción militar de Nyaleke, cerca de Beni. Cuando se enroló ni siquiera había empezado a ir a la escuela.
Al llegar al campamento, le afeitaron la cabeza con un trozo de cristal de una botella rota. En el campamento aprendió a desmontar una pistola y disciplina militar. Los instructores disparaban salvas de munición real delante de los niños para enseñarlos a no tener miedo.

Edouard luchó en los frentes de Bunia, Mambasa, Beni y Butembo. Ha matado a combatientes enemigos. Cuando luchaba en Bunia, vio cómo el enemigo decapitaba a su comandante. Ese día Edouard llevaba una ametralladora tan pesada que tuvo que arrodillarse para disparar.
Fue herido en un brazo en una batalla con el MLC en diciembre de 2002. Todavía carece de sensibilidad en el dedo anular de la mano izquierda. Disparó contra el soldado que le había herido y lo mató.
La vida en la RCD-ML es dura. A veces sus comandantes lo azotaban. «Es un sufrimiento –dice–. No nos dan de comer, ni jabón, ni paga… nadie se ocupa de los heridos.» En ocasiones tiene que mendigar comida.
Cuando se recupere de sus heridas, quiere estudiar.

 

NATALIA

Natalia tiene 16 años. Procede de Kivu Meridional y fue reclutada por la RCD-Goma cuando tenía 12 años: «Vivía en mi aldea con mi madre y mis hermanos y hermanas. Un día los mayi-mayi atacaron nuestra aldea. Los soldados robaron todo lo que teníamos. Unos días más tarde, la aldea volvió a ser atacada por la RCD-Goma, que nos acusó de colaborar con los mayi-mayi y proporcionarles comida. Presencié cómo los soldados mataban a muchos de mis familiares de la aldea y violaban a mis dos hermanas y a mi madre.

 »Estaba escondida, pero vi cuántos soldados violaban a mis hermanas y a mi madre. Estaba asustada y pensé que, si me alistaba en el ejército, estaría protegida. Quería defenderme. Una vez en el ejército, aprendí a llevar y a utilizar un fusil e hice guardias nocturnas y diurnas. Era horrible porque yo sólo tenía 12 años y los otros soldados a menudo me golpeaban y me violaban durante la noche. Un día, un comandante quería convertirme en su esposa e intenté escapar. Me capturaron, me azotaron y me violaron durante muchos días.
»Tuve un hijo cuando sólo tenía 14 años. Ni siquiera sé quién es su padre. Me volví a fugar y esta vez conseguí escaparme. Pero hoy no tengo adonde ir ni comida para el bebé y temo volver a casa porque he sido soldado».

 

SAMUEL

 «Samuel, que ahora tiene 16 años, es de Kisangani, y se enroló en un grupo político armado a los 11 años. Había mucha intimidación en la ciudad en aquel entonces y pensó que estaría más seguro y mejor protegido en el ejército. Lo enviaron a Lubumbashi, en el sureste de la República Democrática del Congo, y luego se convirtió en soldado de la RCD-ML y lo mandaron a los frentes de Isiro y Komanda, en el noreste del país.

 En diciembre de 2002 fue herido en la rodilla en Komanda y su unidad lo abandonó, aunque logró ponerse a salvo por sí mismo. Antes de la batalla, los soldados solían fumar drogas.
Samuel dijo a Amnistía Internacional que no dudaba en matar. «Cuando estás delante del enemigo, para mí, hay que matar.» Después de matar, lanzaba un grito de victoria y luego registraba al soldado y se llevaba sus armas y su dinero.
Tras resultar herido, fue desmovilizado y enviado a un campo de «reeducación». Pero después de un ataque enemigo en marzo de 2003, un comandante de la RCD-ML que apareció con armas y uniformes lo sacó del campo.

 Cuando AI le preguntó por qué y contra quién combatía, respondió: «El enemigo es todo el que nos ataca. Te dicen que subas a un automóvil, no te explican por qué. Después sales del auto y te dicen que estás delante del enemigo.»