Cuando uno descubre su sombra


 

Con el cambio de hora esta mañana mi hijo estaba en pie a las 6:45!!! Sí, a las siete menos cuarto de la mañana hemos tomado un cola-cao, hemos visto juntos El Rey León, algunos capítulos de Pocoyo y unos trailers de Kunfu-Panda que encontré en You Tube. Total que a las 8 estabamos vistiendonos para salir y a las ocho y media ya teníamos la prensa y hemos desayunado de nuevo en el Café Madrid unos churros  con chocolate para él y un café para mí. Después hemos recorrido todo el centro de la ciudad y, hoy que hay celebraciones en Málaga por el 127 cumpleaños de Picasso, he querido llevarlo al Museo del genial e inigualable pintor.

Antes de entrar, hemos recorrido la judería y lo he llevabo a ver la gran higuera que, imponente, rellena una de las plazas del entorno del museo. En esa plaza ha sido cuando mi hijo ha descubierto su sombra. Son momentos que no recordamos cuando somos mayores, pero ha sido para él todo un acontecimiento ver como corría y justo a su lado y en diagonal, otro niño en el suelo lo seguía. Después, muy serio se ha parado para ver que ocurría y ha sido cuando ha levanyado los brazos y se ha dado cuenta que era él mismo. Impresionante su cara, su sorpresa y su satisfacción. Desde hoy ya sabe que tiene sombra y eso le ha gustado. Supongo que para él será como no estar sólo. O no lo sé, porque como aún no habla bien, no me puede decir que ha sentido. Pero yo que lo he parido y lo conozco muy bien, sé que le ha gustado. Después hemos entrado al Museo. Me miraban en la puerta extrañados porque yo iba contándole a Victor, con chupete en boca, lo que ibamos a ver. Por un momento me he arrepentido porque pensaba que Victor iba a liarla dentro del museo.

Todo lo contario. Le han encantado los cuadros y muy atentamente escuchaba mis explicaciones sobre lo que estabamos viendo. Hay que ser un genio para que un niño, bastante activo y un poco torbellino, de 2 años y 4 meses permanezca en silencio y disfrute observando un cuadro. Por eso y por otras muchas cualidades Picasso lo es. Curiosamente los cuadros que más le han gustado a mi hijo han sido los de la última etapa, los que pintó Picasso meses antes de dejarnos. Quizás porque son más grandes, quizas por los colores que usó, mucho más llamativos, la cuestión es que en esa sala hemos estado casi media hora mientras el pequeño miraba un cuadro y otro sin abrir la boca. Hemos disfrutado mucho los dos, pero creo que mi hijo mucho más que yo. Después hemos estado en la Plaza de la Merced en la que hoy había actividades para que los niños celebraran el cumpleaños de Picasso y allí hemos participado en terminar un puzzle gigante de un cuadro del malagueño universal y hemos dejado nuestro testimonio para él.

Hoy ha sido una mañana muy significativa para Víctor y muy emocionante para mí. Descubrió su sombra y, lo más importante, ha descubierto a Picasso. Lo llevaré al Museo todas las veces que pueda.

Anuncios

3 comentarios sobre “Cuando uno descubre su sombra

  1. Picasso decía que cuando pudiera pintar igual que un niño habría alcanzado la gloria como pintor, creo que lo consiguió. Besos para Víctor y queremos verlo más a menudo, a ver si quedamos, ya sabes que el jardín de la alegría está dispuesto para él.

  2. Me pareces muy profunda, redactas con una facilidad increible como para estar todo el dia trabajando, vas a tener un niño muy inteligente, por cierto pq no estudias periodismo y te licencias en otra carrera? serías la concejala con más títulos de España!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s