La regla de los tres ochos


 

 

Mañana intensa de trabajo. Llueve. Y el día se presenta cargado de acontecimientos. Pero he sacado 10 minutillos para poder escribir un poco. Ya escribo casi todos los días. Y escribiría mucho más, pero el tiempo es el problema. Anoche conocí a Ignacio Buqueras, Presidente de la Comisión Nacional para la Regularización de Horarios y me interesó bastante su conferencia. Vino ayer a Málaga para presentar las conclusiones del II Congreso Nacional y anunciar la celebración del III Congreso. La verdad es que acudí algo escéptica y pensando que este señor iba a soltarnos un rollo aburrido. Y me llevé una gratísima sorpresa (¡tengo que dejar de ser apriorística Mariví!) al comprobar que este señor traía una interesantísima presentación cargada de mensajes prácticos para rentabilizar el tiempo.

Nunca nos paramos a pensar en algunas cosas que dijo anoche Buqueras y es imprescindible hacerlo para perder el menor tiempo posible. Los segundos y minutos que estás dedicando a leer este post son irrecuperables, pasan y no es posible regenerarlos. Además, me enteré de que nuestro país es el país europeo donde menos racionalizamos el tiempo de trabajo y donde los horarios son más largos. Esto lejos de hacernos más productivos y de levantar el país, lo hunde, resulta estéril y demasiado caro. Es decir, trabajamos más horas y somos menos productivos. Y aprendí anoche en su conferencia que hay que aplicar la “regla de los tres ochos”: ocho horas de trabajo, ocho horas para dormir y ocho horas de ocio. ¿Ocho horas de ocio? ¿Ocho horas para dormir? Parecía que me hablaba en chino. 

Y yo observaba muy atentamente la cara del Alcalde, que presidía el acto de Buqueras, para ver su expresión. Porque el Alcalde dedica 19 horas a trabajar y 5 a dormir, incluso sábados y domingos. No es una exageración, es la pura verdad.

Buqueras dijo además que de nada sirven las Leyes de Igualdad ni los Planes de Igualdad en las empresas cuando los horarios laborales no son racionales ni permiten en España la conciliación de la vida familiar y laboral. Y dijo también que en España le damos demasiada importancia al trabajo, que es muy importante sobre todo tenerlo, pero no todo en la vida tiene que girar en torno a él. Me encantó y coincido con Buqueras, su propuesta de libertad de horarios y que cada sector estudie sus propuestas de horarios para que sean lo más racionales posibles.

Y propuso como horario de trabajo más racional, salvando las profesiones que requieren horario especial, incorporarnos a la oficina entre la 7.45 y las 9.00 horas. Parar 45 minutos para comer y acabar entre las tres y las seis de la tarde. A esta hora te permite estar unas horas con los hijos en casa y convivir un poco cada día. Y dijo algo que me preocupó especialmente sobre la educación de los hijos y las consecuencias que tiene el que un niño pase horas sin su madre o su padre con alguien que lo cuide en casa.

En mi caso, al tratarse de una actividad considerada especial no puedo ni siquiera plantearme asumir ese horario racional que impulsa Buqueras, aunque él nos pidió que teníamos que hacerlo para dar ejemplo, al ser los políticos referentes sociales.

Ojalá pudiese aplicarse para todos porque no hay nada que más me duela en este momento que no poder estar más tiempo con mi hijo. Tiempo que sé que no volverá. Momentos irrepetibles que me estoy perdiendo cada día. Espero que mi hijo sepa entender cuando sea un poco más mayor que lo que hago implica mucho tiempo y dedicación. Espero que lo entienda y que sepa perdonarme.

Y terminó Buqueras su intervención comparando el tiempo con el agua para concluir que, el tiempo, es lo más preciado que tenemos y no lo valoramos lo suficiente.Y lleva toda la razón.

Anuncios

8 comentarios sobre “La regla de los tres ochos

  1. Muchas horas de labor y escasa productividad… pero difícil de erradicar en España, donde siempre hemos tenido y tenemos una mentalidad de burócratas. Trabajar de 8 a 3, la siesta y a perder las horas de la tarde hasta la noche a ver la tele. O en dos jornadas con dos o tres horas intermedias para comer y en la oficina hasta las 8 o 9 de la noche. De lo que se trata es de comprimir el horario de trabajo, con mayor eficiencia y tener más horas libres para la familia… En España no produce más quien más trabaja. Pero esto forma parte de una cultura social, difícil de erradicar…veremos. Aunque estoy de acuerdo con el señor Buqueras.

  2. Yo tuve la oportunidad de escuchar también a Buqueres crei qye hace un par de años, y me parece que todo lo que dice y propone sobre esta cuestión tiene todo el sentido del mundo.
    De hecho, además de considerar los transtornos en nuestra vida familiar y personal que nos originan estos horarios. lo cierto es que tienen también mucho que ver con la productividad…
    Queda solamente esperar que alguna vez puedan ponerse en marcha las medidas que propone Buqueras.

    Besos, Mariví. Te leo siempre
    Marian

  3. Conclusión: valorar más la calidad que la cantidad. Y esto aplicado a todo: trabajo, ocio, hijos, pareja…… y no perder el tiempo.

    Mariví: eres un referente en muchos aspectos, y nos tienes asombrados a muchos con tu capacidad de trabajo. ¡¡Enhorabuena!! Y seguro que como madre tambien das mucha mucha calidad, así que sin complejos.

    Un abrazo, Pilar (Tenerife)

  4. Hola Marian! Mil gracias por comentar y participar en el blog. La verdad es que anima que me leas para seguir escribiendo a pesar del poco tiempo que tengo. Si se te ocurre alguna idea, que seguro que tienes muchas sobre este tema, coméntalas y la impulsamos.
    Muchos besos y gracias

  5. Mariví, como siempre una entrada muy interesante. Algó común tratado desde otra perspectiva. Este es un tema que cuando lo vives fuera de España te dan ganas de cambiarte de país. Personalmente lo he intentado sin éxito, parece que aquí, las horas más productivas sean las de la tarde…

  6. Hola Mariví, muy bueno el post y muy interesante el tema pues creo que es fundamental una buena organización para poder rendir bien.
    Si además hablamos de niños y de educación, entonces creo que es lo primordial.
    Si los niños no están organizados y están atendidos me temo que cualquier otra cosa que queramos enseñarles será esteril y luego nos asaltarán preguntas de porque mi hijo no rinde en el colegio etc. etc.
    Creo que la clave está en organizarse bien el tiempo y aprovecharlo al máximo, y por supuesto tambien renunciar a ciertas cosas superfluas como todo en la vida.
    Bueno sin mas dilación. Enhorabuena por el blog.

    PS: Otra cosa, creo que esto es aplicable también al Alcalde, no lo vamos a querer ni más ni menos por muchas horas que eche 😉

  7. Hola Maraví la regla de las 8 horas me parece lo mas genial que he leido en estos ultimos dias me encanta es forma de pensar, siempre me doy un paseo por tu espacio y me gusta como escribes y como tu dices a veces falta el tiempo pero siempre lo sacas de donde no hay.

    Muy bueno tu espacio Maraví se aprende mucho de tus experiencias.
    Un Saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s