Cooperar


 

 

Lejos de caer en tópicos, y como he relatado más de una vez en este sitio la labor de personas que entragan parte de su vida a los demás sin esperar nada a cambio, hoy voy a dedicar mi post a los millones de cooperantes que en el mundo luchan por la igualdad y la justicia social. Ayer por la mañana, durante la misa a la que tenemos que acudir cada año por la celebración de la Patrona de la Ciudad, la Seño, compañera de corporación me invitaba a que analizara la edad media del casi medio centenar de curas que estaban en el altar de la Catedral acompañando al Obispo en la celebración de la misa. Y me di cuenta de que eran todos bastante mayores. Entonces reflexioné durante la larga y tediosa misa que es imposible que haya personas jóvenes que den el paso de vincularse a la Iglesia tal y como está. Sé que este tema es muy polémico, pero por mi condición agnóstica, me atrevo a hacer valoraciones y análisis respetando, por supuesto, las creencias de todo el mundo. O la Igleia evoluciona y cambia sus registros, sus mensajes, su modo predicar y se moderniza o están abocados a que las personas más jóvenes no se acerquen a ella, no ya para entregar su propia vida, sino para practicar la religión. Los cooperantes de ahora son los misioneros y misioneras que hace años entergaban sus vidas por sus vocaciones religiosas y cooperaban pero a cambio te inculcaban creencias. No lo veo justo y no le quito valor a todo lo que han sido capaces de hacer. pero pienso que cuando se intenta contrubir a que una persona mejore una  situación límite no podemos tratar de inculcar creencias de ningún tipo. Por eso creo que las vocaciones religiosas están en crisis.

Ahora, con el impresionante movimiento liderado por las organizaciones no gubernamentales que desarrollan proyectos aquí y en países en vías de desarrollo, los más jóvenes  prefieren colaborar y cooperar en este ámbito en el que se sienten más cómodos y que pueden compatibilizar perfectamente con cualquier estilo de vida. Todos esos cooperantes, que no debemos confundir con voluntarios, entregan sus conocimientos y sus vidas para que otros muchos que no tienen esos conocimientos especializados y cuyas vidas están en peligro por uno u otro motivo. Desde mi responsabilidad he mantenido y mantengo contacto permanente con muchos cooperantes y conozco muy de cerca esa arriesgada y valiente apuesta por dejar una vida acomodada aqui y marcharse unos meses, unos años o incluso montar una nueva vida en otro país para apoyar el avance social de un territorio que esta discriminado. Y también he estado con cooperantes en esos territorios.

Es muy llamativo comprobar como todos y todas dicen qyue ahora son mucho más felices que antes. Y tengo grabado en mi memoria una conversación que mantuve con un ex empresario vasco  de unos 48 años que conocí en Villa El Salvador ( Perú), el asentamiento humano más pobre del mundo, que pasó de vivir rodeado de lujos en San Sebastián facturanto cientos de miles de euros al año a entregar todos sus conocimientos y vivir en una chavola para enseñar a los peruanos de Villa El Salvador a generar riqueza por ellos mismos de manera absolutamente altruísta . Ojalá, como dice una persona a la que admiro, pudiesemos vivir la vida cinco  veces para que nos diese tiempo a tener todas estas experiencias vitales. Ojalá siga creciendo este movimiento cooperante para  que sea cada vez más potente y se convierta en un modo de vida para muchos y muchas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s