De “Sabor a mí” a “90 millas”


 

 

 

 

Confieso que tengo ídolos. Quizás soy un poco vulgar pero no me importa. La verdad es que tengo ya pocos, algunos se me han ido cayendo a lo largo del tiempo, me defraudaron por algún u otro motivo. Pero aún me quedan algunos. Y tengo que relatar aquí lo que sentí la noche del pasado domingo cuando Gloria Estefan salió al escenario en el concierto con el que nos deleitó en Marbella.  Comenzaron los Miami Sonund Machine abriendo el gran espectáculo y, poco a poco, despacito, fue saliendo ella. En ese mismo instante se cumplía uno de los sueños de mi vida: escuchar y disfrutar de Gloria Estefan en directo. Lo que sentí cuando comenzó a cantar no puedo describirlo aquí. Emoción, mucha emoción. No me lo podía creer y estaba viviendo en esa calurosa noche de agosto un momento que jamás podré olvidar. Y confieso que Gloria Estefan es uno de mis ídolos. Ya lo era antes del concierto pero ahora puedo compartir opinión con todos aquellos que la han vivido en directo. Y consiguió que durante dos horas se me olvidara el resto de mundo. Y nos regaló sus mejores canciones sin olvidarse de sus mejores temas de los 80 que la llevaron a la fama internacional. Si tuviera que definirla con sólo una palabra lo haría con un sustantivo: talento. Adémas mujer carismática, inteligente, polifacética, solidaria y que desprende una energía positiva que la transmite no sólo a través de sus canciones, sino también en Las aventuras de Noelle. Allí, siempre junto a ella Emilio, su principal valedor que tomaba fotos desde las esquinas del escenario. ¿Quién le iba a decir,  cuando en 1973 coincidieron en una boda y Emilio que tocaba en la orquesta que amenizaba la velada pidió a Gloria que cantase “Sabor a mí”, que iba a acabar convirtiéndose en el símbolo internacional de la música latina con alrededor de 90.000.000 discos a nivel mundial?. ¿Quién iba a pensar que aquella niña cubana que pasaba las horas con la guitarra para matar el aburrimiento en Texas iba a convertirse en una de las madres del pop latino? Es la cantante que más discos ha vendido de todo Latinoamérica y una de las 20 que más ha vendido en la historia de la música mundial.  Y en el concierto nos presentó a su hija, Emily Mary Estefan. Con sólo 10 años subió al escenario y nos deleitó, mientras Gloria se cambiaba de ropa, con una pequeña exhibición de guitarra eléctrica para pasar poco después a hacer un solo de batería que dejó a todo el auditorio con la boca abierta. Una más para la factoría Estefan. Jamás podré olvidar las dos horas mágicas que viví. !Cuanto talento y cuantas ganas de vivir nos regaló Gloria! Gracias porque a través de la música se hace también felices a las personas. Y gracias por derrochar tanta fuerza, que de vez en cuando, cuando estoy un poco desgastada, me repongo escuchando esas bonitas canciones cargadas de sentimientos. Ahora puedo también cerrar un instante los ojos y recordar la apasionante experiencia de haberla disfrutado en directo.

Anuncios

Un comentario sobre “De “Sabor a mí” a “90 millas”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s