La razón, el corazón y la esperanza


 

Hoy me apetecía hacer aquí una reflexión sobre algo que he leído en un medio de comunicación local que me ha producido algunas sensaciones difíciles de expresar con palabras. Al fin y al cabo este es mi espacio para opinar, reflexionar en voz alta y expresar mis sensaciones y mis sentimientos. Pero no puedo, precisamente los sentimientos me impiden hacerlo hoy. Hay veces que el corazón le puede a la razón. Y hoy el corazón le puede a la sinrazon. Hoy aprendí algunas cosas más . Llevo 20 años en política y he vivido muchas situaciones y he tenido muchas experiencias, la gran mayoría de ellas gratificantes, por eso sigo en la actividad política. Pero no puedo. Hoy no puedo expresar aquí cómo me siento. Lo dejaré para otro momento más oportuno.

Esta mañana estuve con JUAN SÁNCHEZ, responsable en Málaga del TELÉFONO DE LA ESPERANZA. Juan es de esas personas de las que te gusta rodearte. Juan reconforta y solo con su mirada te consuela. Y estuvimos reflexionando sobre hasta que límite tiene que llegar una persona para levantar un teléfono y contarle a un desconocido que le responde, que ya no puede más, que ha llegado al límite, que no le quedan fuerzas para seguir y que necesita dar un aviso a un desconocido para sentirse oido. Y hemos hablado sobre la sensación de soledad que tienen muchas personas a pesar de no estar solos, de lo lejos que a veces se siente uno de la persona que más quiere a pesar de estar muy cerca, y de lo terrible que es sentirte abajo, hundido y sin fuerzas para poder llamar a un amigo, a tu hernano o a tu pareja para pedir ayuda. Más de 6.000 malagueños y malagueñas llamaron a este TELÉFONO DE LA ESPERANZA en 2007. Y Juan SÁnchez y sus 180 voluntarios estuvieron al otro lado del teléfono para escuchar, para ofrecer una salida, para evitar algo peor. Me reconforta saber que ellos estan ahí. Me gustan las personas como Juan y como todos esos voluntarios que las 24 horas del día los 365 dias del año, entregan su tiempo libre a hacer posible todo esto.

Hace dos días estuve viendo una entrevista a ANTONIO GALA en Canal Sur 2 y decía GALA que la soledad le gustaba pero no en silencio. Es decir, que le gustaba a veces retirarse y estar solo pero sabiendo que siempre hay alguien ahí. Yo comparto esto con él. Tengo que disfrutar de la soledad para retirarme a veces y estar con ella , pero sabiendo que cerca hay alguien con el que puedo estar, hablar, y pedir consejo y ayuda. Y creo que eso no te hace débil. La debilidad comienza cuando te encierras en ti mismo y no eres capaz de pedir ayuda cuando la necesitas.

Anuncios

12 comentarios sobre “La razón, el corazón y la esperanza

  1. Pués si la verdad, hay gente por ahí suelta que cuando los conoces te encantaria ser como ellos, tener esa fuerza de voluntad para darse a los demás.

    La política, tal y como la veo yo, y la ven personas como tú (sois los menos), también te da la posibilidad de hacer el bien por la gente, con la gestión. Yo nunca he trabajado al lado de alguién cuyo empeño vaya más allá del poder y de verse así mismos en un estatus superior, pero me consta que hay políticos por aquí que no ven lo público como una “cosa”, sino como un servicio.

  2. Estoy de acuerdo, a veces la responsabilidad nos enmudece, nos deja helados. Agradezco esta cansada mañana la reflexión de Antonio Gala sobre la soledad. Pero visto al revés, lo descrito es la compañía. Saber que hay alguien a la distancia de tu brazo extendido te hace fuerte y sientes que no estás solo. Soy un solitario con una apretada agenda social

  3. La soledad voluntaria es hermosa, Mariví. Pero la sentida como angustia, que te pide compañía, creo, como tú, que hay que acogerla. Simplemente.
    Por eso, es gratificante tener noticias de la labor desinteresada del TELÉFONO DE LA ESPERANZA. Mi apoyo desde aquí a esos 180 voluntarios que hacen posible esa labor.

  4. Quiero reconocer la labor del TELEFONO DE LA ESPERANZA, no es sólo la escucha, el compartir a través del teléfono, sino la ayuda, formación, crecimiento, que consigues a través de sus múltiples actividades.

  5. Mariví, soy una de esas personas que en una situación de crisis descolgué el teléfono y encontré el consuelo de una voz amiga que me provocó “ESPERANZA”. Doy gracias a esos voluntarios y a personas como tú, que viven la política con la sensibilidad tan acertada en potenciar recursos al bienestar social.

  6. Hay una frase muy sabia en el “principito” que dice: “Sólo se ve bien con el corazón lo esencial es invisible a los ojos”. Y estoy seguro que ese sentimiento que tienes es porque tu corazón lo tienes bien graduado. No cambies, porque así disfrutarás de lo esencial.
    Gracias a ese voluntariado del TELEFONO DE LA ESPERANZA que da lo más valioso, su tiempo, y a tí por apoyar causas tan nobles

  7. Poca importancia da nuestra sociedad a la salud emocional. Esos 6.000 malagueños que el año pasado se atrevieron a descolgar un teléfono para sentirse escuchados son todo un indicador de que, sin embargo, el problema existe. Las emociones rigen la vida de todos nosotros y es importante, sin duda, saber encauzarlas adecuadamente para evitar sufrimientos innecesarios.
    Es posible que la soledad, como reza en tu comentario, sea una de las más importantes. Pero no la única, lamentablemente. Y ahí hay una gran labor por hacer, comenzando por los poderes públicos y las propias plataformas de voluntariado, como la del Teléfono de la Esperanza. La salud física es básica, pero no lo es menos la emocional, a pesar de la poca importancia que solemos darle.

  8. Motivos tenemos los ciudadanos en general, y en Málaga en particular, de desconfiar de la clase política, ejemplos sobrados hemos tenido en Marbella, Estepona…

    Y digo esto, Mariví, porque ya que haces esa reflexión que compartes con otros internautas sobre lo terrible que es ese sentimiento de llegar al límite y que no se encuentran fuerzas y motivos para seguir, y que 6.000 vecinos nuestros tengan –tenemos- que recurrir a una voz desconocida para asirse a una esperanza, me pregunto ¿por qué en vez de escenificar una y otra vez estériles reyertas políticas, que a veces dan vergüenza, no arrimamos todos el hombro para asegurar que ninguno de nuestros convecinos – o de nosotros mismos- no tenga con quien hablar?

    A mí este tema me parece importantísimo porque yo también he sentido ese sentimiento de soledad que tan bien describes. ¿Por qué se trata de un asunto que apenas se habla en la intimidad, en una conversación en confianza con otro amigo? ¿Por qué nos da vergüenza si esta sociedad no fomenta la comunicación de verdad con los que tienes más cerca? Si al contrario, cada vez desconfiamos más de los demás.

    Seamos valientes y hablemos de ello. A mí por lo menos me interesa. Gracias por atreverte a hablar de ello públicamente. Eso habla muy bien de ti como persona.

  9. Creo que la labor que hacen colectivos como el Teléfono de la Esperanza es muy importante para la sociedad.

    Además, el hecho de que esta labor sea desarrollada enteramente por voluntarios le da un valor más genuino y especial, por ser totalmente desinterada.

    Quiero expresar mi reconocimiento y apoyo al Teléfono y hacer también una petición a los políticos y a Málaga en general para que se apoye aún más a esta organización

  10. Está muy bien y es muy legítimo pedir a los políticos que apoyen aún más al Teléfono de la Esperanza porque éste hace una impagable labor social -nunca suficientemente reconocida- de tratamiento y prevención de problemas de salud emocional y mental de la población. Pero también es necesario apelar al esfuerzo individual y las conciencias de los particulares: 180 socios es una cifra pequeña para una ciudad tan grande como Málaga. Hace falta más gente comprometida y agradecida. A ver si llegamos pronto a los 300.

  11. Comparto con vosotros la opinión que se merece el teléfono de la esperanza además de la enorme labor que desempeñan los voluntarios de manera totalmente altruista, teniendo en cuenta el principio básico del teléfono es ayudar a conseguir el deseo más profundo del carácter humano: el anhelo de ser apreciado. Y con ello romper con los sentimientos de soledad, falta de comunicación así como emociones negativas. Con lo cual, os animo a confiar más en los demás así como colaborar, o al menos estar más concienciados en esta labor tan significativa.

  12. Voluntarios? gente sentada en una silla descolgando un teléfono … lo que me faltaba por ver, así se sienten bien, se sienten que hacen una gran labor social, es lo único que consiguen, sentirse bien consigo mismos, ayudando a personas que simplemente llaman como podrían llamar a su familia/amigos en el caso de que no existiese dicha “ONG”.
    Voluntario es aquel que coge se va a un país desconocido o incluso dentro de su ciudad, porque hay personas que realmente necesitan ayuda y no hablar por teléfono , sin esperar ser reconocido pro medios periodísticos y sin intentar siempre salir en periódicos y demás lugares.
    Me parece que en Málaga se le está dando demasiada importancia y ayudas a dicha “ONG” simplemente para tener la conciencia tranquila.

    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s