Difamación en la red

Estándar

Tengo poco tiempo, así que voy a tratar de dejar aquí una reflexión sobre algo que me sucedió ayer. Por primera vez tuve la mala fortuna de que alguien, con nombre y apellido, pero que nadie sabe quien es, me difamara en la red. Al instante le pregunté que por que decía esas mentiras para difamarme. Y unos minutos después me decía que no tenía datos para hacer tales afirmaciones. No podía tenerlos porque eras mentiras descomunales. Reconozco que tuve unos instantes de duda antes de preguntarle, pero me decidí a hacerlo porque, aunque me han aconsejado cientos de veces que no le haga caso a los que sólo se dedican a hacer ruido en la red y no aportan nunca nada, no quería que nadie empañara mi imagen con mentiras de ese tipo. Sucedió al medio día  y en Twitter, y desde ese momento empecé a recibir mensajes cientos de mensajes directos de personas para darme ánimos y pedirme que le respondiera y que llegara hasta el final. Con muchas de esas personas no había cruzado tuit alguno en este tiempo que estoy activa en la red. A todos y a todas ellas, mi mas sincero agradecimiento. Fue la primera vez que me sucedió algo así, y la solidaridad, el apoyo y la fuerza que recibí ayer fue muy grande en cantidad y en calidad. Por la tarde el valiente difamador empezó a insultarme sin ton ni son. Y cuando llegué a casa, reflexioné sobre lo que me aportan las redes sociales y estas nuevas vías de comunicación. Y me aportan mucho más de los que me perjudica. Las redes sociales son, como las personas que las conformamos, fiel reflejo de la sociedad. Y por eso hay un porcentaje, menos mal que mínimo, de personas que se dedican a insinuar falsedades, a insultar y a difamar. Y esta mañana ha llegado a mi timeline ” Mi Manifiesto” que ha posteado Andreu Buenafuente, que está cargado de verdades como templos. A raíz de comentarlo en Twitter me ha enviado Rafael de Loma un post suyo sobre los “reventadores virtuales”

Cuando una persona está en las redes sociales con su nombre y apellido, dando la cara cada día, en mi caso de mi responsabilidad institucional y política y se comunica y aprende y conoce a personas, y se enriquece cada día con muchas opiniones, propuestas, ideas y críticas, sé que también está más expuesta que la persona que no está. Mucho más en el caso de una persona que está en política, con lo desprestigiada que esté en este momento, parece como mucho más fácil tratar de empañarlo todo con insinuaciones y comentarios en tono despectivo. Y ni todos somos iguales, ni las personas que estamos en política somos todos tan malos, ni es justo que nos meta a todos en el mismo saco. Mi reputación en una, la mía y la on-line, es la misma.  No todo vale, y no por tener esa responsabilidad pública hay que aguantar que se comentan delitos encaminados a dañar el honor. Menos mal que somos muchos más los que aportamos, enriquecemos, proponemos, debatimos y sumamos, que los que sólo están en la red para hacer ruido y dañar a los demás.

No hay palabras

Estándar

En estos días de esta Semana Santa tan extraña he pasado poco por aquí. Casi no me atrevía. Sabéis que suelo comentar aquí, es este lugar, lo que siento cuando disfruto, cuando amo, cuando trabajo, y también cuando sufro. El lunes, una mujer a la que le tengo mucho cariño, que trabaja conmigo en Ciudad Jardín, perdió a su hijo, a su único hijo. Y por eso casi no me atrevía a asomarme por aquí. He vivido a lo largo de mis 39 años de vida muchos momentos de dolor, pero ninguno comparable con el que debe sentir una madre cuando pierde a un hijo. Y lo había vivido otras veces, pero debo confesar que desde que soy madre, compartir ese dolor con una persona a la que quieres, no se puede explicar con palabras. Ella ha criado a su hijo sola y le ha entregado toda su vida entera. Ha estado 24 años de su vida dedicada a Adrián y a su trabajo. Su hijo es todo en su vida. Y el lunes su hijo decidió no seguir aquí y abandonar la vida. Estuve con ella, junto a ella y no podíamos articular palabra. Sus ojos me preguntaban por qué. Ahora debo sacar fuerzas para ayudarla, y convencerla de que ella le lo dio todo, absolutamente todo a su hijo mientras estuvo aquí. No hay palabras para describir ese inmenso dolor por algo que va contra la propia naturaleza. Y…, ya no puedo seguir. No puedo. Dejo aquí esta canción para ella. Ahora comienza lo más difícil para ella, que es empezar a vivir sin él y algunos estaremos a su lado para tratar de ayudarla.

Lágrimas por el Cautivo

Estándar

cautivo

cautivo

Después de un Domingo de Ramos de esplendor, ayer lunes pude vivir en directo el momento en que el Hermano Mayor de El Cautivo anunciaba la decisión de la Junta de Gobierno de la cofradía. Justo cuando llegábamos a la casa hermandad, anunciaban que El Cautivo no saldría este año por las calles de Málaga. Es imposible de describir aquí las caras, las lágrimas y la rabia contenida de miles e personas que esperaban en los alrededores para ver al Señor de Málaga. El fervor por el Cautivo es indescriptible y tan auténtico que mereció la pena estar allí para darme cuenta de como viven miles de personas esta otra cara de la Semana Santa de Málaga. Conocí a dos señoras que muy jóvenes emigraron a Alemania y se quedaron allí. Cada año ahorran para venir a ver al Cautivo y lo acompañan de penitentes durante toda la procesión. Ayer, sus lágrimas salían a borbotones de sus ojos mientras lo miraban y le pedían mucho más para afrontar sus vidas y esperar al año que viene para acompañarlo de nuevo. Dejo aquí una imagen del Cautivo, que es, sin duda ninguna, mucho más que una Cofradía o una imagen. El fervor de sus miles de seguidores es digno de un estudio sociológico. El año que viene lo disfrutaremos por las calles de nuestra ciudad.

Touch me

Estándar

Es Viernes de Dolores. Y quiero aprovechar para felicitar desde aqui a todas las Dolores y Lolas. No voy a comentar aún nada sobre Semana Santa. Como cada año, tendré el privilegio de vivirla de manera muy intensa, asistiendo a momentos únicos como espectadora y como mamá de nazareno. Así que ya durante la semana iré comentando aquí esas sensaciones únicas que voy viviendo en las calles de nuestra ciudad. Hoy, como cada viernes, voy a dejar una canción. Esta va dedicada a una de las personas mas importantes de mi vida, y que me hace ser feliz y me hace sentir que es posible amar como yo amo, de verdad. Va por él. Que tengáis buen fin de semana.

Kiss of live

Estándar

Recuperando tradiciones, hoy que es viernes y ante un fin de semana en el que no sé si tendré tiempo de parar unos minutos, dejo aquí una canción. Vuelvo a Sade. Me gusta, me relaja y consigue que en cuestión de segundos, pueda evadirme unos minutos de la vorágine cotidiana. Sade también me inspira. Recuerdo que antes de dar a luz a mi hijo, y cuando ya tenía las primeras contracciones, agarré ese pequeño reproductor mp3 que me había regalado Esther Luque, y me coloqué los pinganillos para escuchar a Sade. Ni clases preparto, ni nada de nada. Sade me ayudó a relajarme y a concentrarme en la respiración hasta que me bajaron al paritorio en el Materno. Os dejo aquí aquella canción. A ver si os sirve, como a mí, para desconectar unos minutos. Buen fin de semana.

Aclaración: El mp3 que me entregó Esther Luque fue por cortesía de Eduardo Barrero de El Corte Inglés. Que hay que aclararlo todo muy bien ;-))

Una ventana más

Estándar

Con el ajetreo del día a día, no me he acordado de deciros que desde hace un par de semanas, tengo la posibilidad de aportar mis reflexiones y de compartirla con el universo web, que me gusta que sea web 2.0, en Málaga Hoy. Hace unos meses me llamó Javier Gómez para ofrecerme esta oportunidad y formar parte de los blogueros del Grupo Joly. Para mí es una nueva oportunidad de aprender, de compartir y de contrastar ideas y opiniones con vosotros. Es una nueva ventana que se abre para respirar más aire fresco que viene de las personas, como vosotros,  que tenéis   inquietudes y que a través de vuestra activa participación en las webs,  los blogs y en las redes sociales, vais haciendo posible esa gran revolución que hace que las personas que tenemos responsabilidades públicas podamos de verdad y de manera directa escuchar, aprender, compartir, rectificar e incluso tomar decisiones conjuntas. Seguiré por supuesto con este que es mi espacio personal y en el que tanto me hacéis disfrutar y reflexionar. Os dejo el enlace del nuevo espacio por si queréis visitarlo y aportar vuestras ideas y opiniones. Que tengáis un lunes estupendo.

http://blogs.grupojoly.com/sociopolis/2011/04/04/entre-la-inestabilidad-y-el-abandono/